El colaborador anuncia que su hijo ya no vive con la doctora en el piso que compartían: «Se ha ido por su perro, porque no está feliz en Madrid».


En los últimos días, mucho se ha hablado sobre la posible ruptura entre Diego Matamoros y su novia, Carla Barber. La pareja, que solía publicar fotos juntos casi a diario en las redes sociales, llevan varias semanas en silencio. Su mutismo se ha interpretado como una posible causa de ruptura. ¿Están distanciados? ¿Han decidido darse un tiempo? ¿Han puesto fin a su relación sentimental? Son cuestiones que le han preguntado este miércoles a Kiko Matamoros, que se ha pronunciado por primera vez sobre ello.

«Se ha ido por su perro», explica Diego Matamoros

El colaborador no ha querido entrar en detalles que revele en qué punto está la historia de amor entre su hijo y la doctora, pero sí ha confirmado que se han separado. Al menos, de manera física. Ya no viven juntos en la vivienda que posee la canaria en Madrid. Y que hasta hace muy poco era el nidito de amor de ambos. «Diego se ha ido a su casa en Boadilla del Monte», ha confirmado.

«Se ha ido por su perro, porque no está feliz en Madrid», añadía. «El perro se ha criado en el campo, en contacto con la naturaleza. Y en un piso paseando por Madrid dos o tres veces al día no está feliz. Es un husky siberiano y no está feliz. Allí hay espacios verdes, puedes jugar, te puedes ir al campo, pasear», comentaba.

Instagram

Lo cierto es que todo parece indicar que Diego y su pareja no están juntos. Hace apenas dos días, el ‘instagrammer’ compartía “El sueño”, un poema de Pablo Neruda que podría interpretarse como una alegoría de un adiós y que reza:

«Ay, en ese minuto,
corazón mío, un sueño
con sus alas terribles te cubría.

Te sentías tragada por el barro,
y me llamabas y yo no acudía,
te ibas, inmóvil,
sin defenderte
hasta ahogarte en la boca de arena.

Después
mi decisión se encontró con tu sueño,
y desde la ruptura
que nos quebraba el alma,
surgimos limpios otra vez, desnudos,
amándonos
sin sueño, sin arena,
completos y radiantes,
sellados por el fuego».

Con este texto, el hijo de Kiko Matamoros ha compartido unas líneas que, quizás, oculten sus más profundos sentimientos. Esto, sumado al hecho de que lleva casi un mes sin postear imágenes junto a Carla, hacen sospechar que han roto o que se han tomado un periodo de reflexión.

La última vez que Diego Matamoros y Carla Barber dieron señales de vida juntos en las redes sociales fue el pasado 4 de abril. «Confía», escribía ella, con una foto de su reciente viaje a México. El madrileño, por su parte, subía una instantánea -también en el país azteca- en la que escribía: «Los mejores momentos suelen ser los más simples, tomando ojos rojos se arregla el mundo».