El colaborador, ingresado por una pancreatitis, ha defendido a su novia, enfrentada a su hija: «Espero que el tiempo ponga las cosas en su sitio».


Kiko Matamoros lleva un día ingresado en la Clínica del Rosario de Madrid después de sufrir una pancreatitis. Esta inflamación llegaba dos días después de ser operado de la vesícula biliar, que le fue extraída el pasado lunes. Su estado de salud atraviesa un momento delicado: aún está a la espera de saber si sus médicos decidirán operarlo de nuevo. No se encuentra del todo bien. «Me alimentan por vía intravenosa. Estoy con sueros, calmantes… Tengo 4 botellas colgadas. Los análisis están siendo muy positivos y está yendo muy bien. Ojalá puede empezar a beber mañana o pasado. Creo que me voy a quedar como un lapicero», explicaba esta tarde en ‘Sálvame’.

El colaborador ha charlado con sus compañeros en directo desde el hospital para aclarar cómo se encuentra. También ha querido responder a todo lo que se está diciendo sobre su novia, Marta López en la guerra que se ha desatado con su hija, Anita Matamoros. El pasado jueves cargaba duramente contra Makoke, a quien ha señalado como culpable de que haya surgido un conflicto entre ambas jóvenes.

«Pretendo que mi hija se comporte con madurez y con normalidad»

Se han dicho tantas cosas sobre el enfrentamiento entre Anita y Marta que ha querido poner los puntos sobre las íes. «Se me van a saltar los puntos de la risa. Hay cosas que no tienen ni pie ni cabeza», ha recordado. «Si mi hija no me habla y me trata como un perro, ¿crees que le voy a dar a like en Instagram. Lo que pretendo es que mi hija se comporte con madurez y con normalidad».

El colaborador ha contado que Marta no se ha puesto en contacto con Anita para apaciguar la tempestad que se ha creado entre ellas: «Estas cosas tienen que salir de quien la provoca. Si Ana hubiera entendido que hay algo que no le gusta de ella, lo tendría que decir».

«Marta no tiene nada en contra de Ana»

En esta batalla entre Anita y Marta, Matamoros se posiciona a favor de su novia, que siempre ha tenido «un comportamiento cordial». Es más, en su día «cenaron las dos juntas,. Todo eran buenas palabras hasta que de repente salió esto de la Morlote pidiendo explicando explicaciones a mi hija. No entendí nada, me volví loco y me da lo mismo. Espero que el tiempo ponga las cosas en su sitio. Esto es una bobada, Marta no tiene nada en contra de Ana. Ella me anima a que me acerque a ella».

Asimismo, ha afirmado que Marta nunca ha salido con ninguna expareja de su hija. «Marta no ha sido novia de Salgado. Ni marta conocía Ana en ese momento ni había tenido ninguna relación. Se dieron un pico y ya está. No sé cómo funciona mi hija en ese sentido. He compartido mujer con amigos y seguimos siendo amigos íntimos. A ningún amigo le he reprochado que siga siendo amigo de Makoke». Al mencionar a su ex exesposa ha lamentado que ésta intente boicotear a Marta y evitar que ésta acuda a los lugares que frecuenta ella, como una conocida clínica de medicina estética. «Makoke dice que si va Marta ella no va a ir. Los doctores no daban crédito», decía.

Marta López: «Soy la primera que no entiende qué pasa»

marta lópez

Desde el hospital, Kiko Matamoros ha insistido en que «Marta es cero conflictiva. Me hace feliz. Desea que me lleve bien con mis hijos y quiero morirme tranquilo en ese sentido». No tiene ganas de disputas familiares. Por eso, «si ha habido cosas que no han estado bien por mi parte les he pedido perdón por lo mal que lo he hecho».

Por último, Kiko Matamoros ha aclarado que comenzó su relación con Marta tras su separación. «La primera vez que la vi fue a principios de 2019. Nos conocimos el 24 de febrero y lo hicimos el 1 de marzo. Y lo llevo en el anillo».

Marta López también se ha pronunciado sobre la agitación con Anita: «No quiero hablar, no quiero contestar. No merece la pena. Lo ha dicho él todo. Kiko no lo está pasando bien. Yo soy la primera que no entiende qué pasa».