Para Kiko MatamorosSupervivientes está siendo una auténtica catarsis. No solo le está sirviendo para saber dónde está su límite, sino también para ahondar sobre su pasado y para saber lo que no quiere en su vida. En especial, la droga, un mundo que quiere dejar apartado y del que está intentando salir desde antes de que se adentrara en la aventura selvática de Telecinco. En la última gala, la cual ha cosechado un 18,3%, se ha confesado acerca de su adición, una confesión que ha dejado perplejo a muchos, pues no ha maquillado en absoluto su situación. «La gente sabe que he sido 50 años adicto a la cocaína. No presumo de nada pero quiero que la gente sepa que estoy en una fase de recuperación, que inicié antes de ir al concurso», ha dicho el tertuliano. Inició el tratamiento un mes y medio antes de que empezara el concurso y sigue en él gracias a su valentía y voluntad.

Kiko Matamoros (2)
Telecinco

Si bien está haciendo todo lo posible por desintoxicarse y abandonar así las adicciones que tiene desde hace varias décadas, Kiko Matamoros es consciente de que el proceso es arduo y complicado. Debe apoyarse en sus seres queridos y rodearse de expertos que le ayuden a que sea más llevadero: «Tenía las mucosas casi necrosadas. La droga es posible que no mate tan violentamente como se dice, pero la droga mata y hace mucho daño. Estoy siguiendo un tratamiento aquí y empecé un tratamiento antes de venir. Ya ni ronco. He recuperado el tejido mucoso, que estaba absolutamente pálido. No me entra el aire por la nariz. He sido fumador de tres paquetes de tabaco diario durante 30 años», ha comentado en el espacio de televisión.

En ese camino cuenta con su pilar, Marta López Álamo, que no le ha soltado de la mano y que le apoya a que Kiko Matamoros no deje de dar pasos al frente. A ella también le ha querido dedicar unas palabras, pues es alguien imprescindible en su vida. «Disfruto de la compañía de la que estoy profundamente enamorado, que me hace muy feliz y a la que estoy muy agradecido. En mi vida ha habido más cosas buenas que malas», ha dicho sobre la modelo. Kiko está intentando escribir de nuevo su historia y, aunque no puede borrar el pasado, no duda en reconocer todos y cada uno de sus errores. «Me puedo sentir decepcionado conmigo mismo. He tirado el dinero, otro me lo han quitado. Le podría haber dejado un patrimonio a mis hijos… Creo que he defraudado unas capacidades que tengo intelectuales o de otro tipo porque he elegido un tipo de vida más fácil, ser un monigote televisivo», añade.

Kiko Matamoros (4)
Telecinco

El puente de las emociones también le ha servido para que Kiko Matamoros se replantee cómo, dónde y con quién quiere vivir todos los años que le quedan. Tiene claro que junto a sus hijos y su novia, siendo ellos sus personas favoritas. «Sé que no me queda mucha vida, pero la vida que me queda sí sé con quién quiero vivirla y en qué circunstancias quiero vivirla. Quiero estar con mis hijos y con mi pareja, a la que adoro… Ojalá pudiera tener más descendencia y ser un mejor ejemplo como padre y como ser humano», ha finalizado.