Kiko Hernández ha revelado el día en el que tuvo que llevar a una de sus hijas al hospital porque se le rompió el brazo tras el testimonio de Rocío Carrasco


Tras el testimonio de este miércoles de Rocío Carrasco hablando sobre el día que Antonio David Flores le dejó a su hijo, David Flores, con un brazo roto tras varios días en esa situación, Kiko Hernández ha entrado en cólera. Este jueves en ‘Sálvame’, han opinado sobre el sexto episodio de ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’, que se titulaba ‘Quién te crees tú’ y aborda lo que pasó entre enero de 2001 y junio de 2003. Kiko Hernández se ha pronunciado al respecto y ha contado cuándo le pareció algo parecido con una de sus dos hijas, Abril y Jimena, que también sufrió de un brazo roto.

Kiko Hernández relata la angustia que vivió aquel día

Kiko Hernández se ha quedado impactado por el revelador testimonio que dio Rociíto sobre esa supuesta negligencia médica. Ha aprovechado este relato para contar lo que a él le ocurrió el día que una de sus hijas también tuvo que ser trasladada al hospital por romperse el brazo: “Una de mis hijas se rompió un brazo, tardé 15 minutos en ir al hospital y fueron los peores de mi vida”, ha comenzado diciendo.

Y ha añadido: «Tardé 15 minutos en llevarla al hospital y se me caían unos lagrimones, esos quince minutos fueron los peores de toda mi vida, no me imagino el dolor de ese niño con ese brazo roto y un padre que pasa de ese dolor, no lo entiendo, en mi cabeza no cabe”, asegura sin entender cómo Antonio David podía haber permitido que su hija estuviera unos días con el brazo roto y sin llevarlo al médico.

Telecinco

José María Franco habla de aquel día

El que fuera chófer de Rocío Jurado, también ha estado en ‘Sálvame’ para hablar de la docu-serie de Rocío Carrasco. Ha confirmado que efectivamente el niño fue entregado a la madre con esta dolencia y que advirtió a Antonio David Flores de que Rociíto iba a demandarlo por lo que estaba haciendo. Franco ha confirmado que al hijo de Rocío le había pasado algo, «llego para casa y el niño con su manita va dando la vuelta a la mesa y llega a donde estoy yo, le voy a coger para darle un beso y el niño empieza a quejarse, digo qué le pasa y me dice Antonio David que le duele el brazo y digo vamos a llamar al médico porque había que llevarlo. Me dice que no, que lo lleve la madre y le digo te va a denunciar, dice no, no pasa nada», ha relatado.

Carlota Corredera también se ha mostrado muy enfadada con él, asegurando que lo suyo también «tiene delito» por permitir esa actitud de Antonio David Flores. Él se ha intentado defender diciendo que sin el permiso del padre no podía hacer nada más