Julia Otero ha charlado por segunda semana consecutiva con Jordi Évole en ‘Lo de Évole’. Esta vez se ha confesado sobre el cáncer que ha padecido.


La charla entre Julia Otero y Jordi Évole dio tanto de sí que incluso se dividió en dos programas, siendo este domingo cuando se emitió el último en ‘Lo de Évole’. Fue precisamente este encuentro el que sirvió para conocer cómo había vivido su lucha contra el cáncer, la cual comenzó para ella en febrero del año 2021. «La palabra cáncer da miedo, pero estoy aprendiendo a pronunciarla en primera persona», dijo la periodista, quien no pudo esconder a la audiencia qué estaba sucediendo en su vida y es que en aquel momento presentaba un programa diario en la radio, el mismo que a día de hoy lidera en Onda Cero: «¿Cómo iba a desaparecer nueve meses y no decir que me estaba pasando?». Una batalla que, según la periodista, solo entenderán aquellos que han pasado «por lo mismo que ella».

Aunque Julia Otero pasó por diferentes fases, lo cierto es que para ella una de las más complicadas fue imaginarse cómo sería la vida sin ella. «Los otros no se lo pueden imaginar. No tenemos la capacidad de imaginarlo. Hay un derrumbamiento de la vida, del futuro. Empiezas a imaginar tu vida sin ti», comentó la locutora de radio. Pero, ¿en qué ha cambiado su vida desde que los médicos pronunciaran estas seis letras que pararon en seco sus planes? «Estoy cambiando todavía. Me ha hecho relativizar algunas cosas y sobre todo me ha dado la conciencia de la provisionalidad, de que casi todo es para un rato. Y eso te impide hacer cosas más insensatas. Cuando te crees inmortal vas tirando millas», apuntó Julia en La Sexta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Julia Otero (@otero_julia)

Ella suele tener la mente ocupada y procura no acordarse de este período que tanto sacudió sus días, sin embargo, fue inevitable preguntarse el motivo por el que le había tocado a ella. «No estoy angustiada, de vez en cuando me acuerdo y me pregunto si habrá alguna célula viajera (…) Crees que llevas una vida sana, te alimentas bien, comes poca carne roja… y, de pronto, te encuentras con un diagnóstico, y es muy difícil de explicar», contó. Poco después llegaron las sesiones de quimioterapia, una etapa en la que Julia Otero se quiso implicar al máximo para así conocer qué le ayudaría a sanarse por fin. «Para mí era interesante saber que estaba sucediendo dentro de mi cuerpo, me ayudaba psicológicamente. Yo quería saber que sustancia me estaban poniendo y que estaba provocando dentro de mi cuerpo. Si sabes lo que te espera, lo asumes y lo aguantas mucho mejor», continuó. 

La sesiones de quimioterapia de Julia Otero

Los dolores acechaban y la recuperación se hacía cuesta arriba, pero siempre volvían los pensamientos positivos, los cuales ayudaban a levantar su ánimo. «Todo el mundo que pasa una quimio siente eso. Piensas, ¿para vivir así que más da estar vivo que muerto? Claro que pasas por ahí, pero sabes que llegará el domingo y empezarás a recuperarte», finalizó.