El periodista le abre a SEMANA las puertas de su casa y nos habla del trabajo, la familia y los planes de futuro.


Más de dos décadas en la profesión le avalan. Jota Abril (45) ha copresentado en Antena 3 Espejo Público junto a Lorena García, durante las vacaciones de Susanna Griso (50), y el balance ha sido genial. Ahora, el periodista le abre a SEMANA las puertas de su casa y nos habla del trabajo, la familia y los planes de futuro.

¿Cómo has vivido estos últimos meses?
La verdad es que, respetando a todos aquellos que lo han pasado, mal. Personalmente lo he vivido en familia, con mi mujer y mis hijas pequeñas en casa. Ha sido una experiencia, que, aunque ahora quede lejana, ha traído momentos muy intensos y bonitos en familia. Como yo viajo frecuentemente, porque presento muchos eventos, nunca había estado dos meses seguidos en casa. Nos ha servido para conocernos un poquito más y disfrutar juntos. La vida se nos pasa trabajando y lo importante lo dejamos de lado.

¿Cómo os organizáis en casa?
No tenemos asignada una tarea para cada uno, pero es verdad que a mí la cocina me gusta mucho y a mi mujer menos, así que las cosas nos la repartimos por inercia. Poner la lavadora es algo que se me da fatal y a ella genial, y la plancha al revés.

Nos has enseñado la bodeguita que tienes en casa, ¿es tu rincón especial?
Creo que sí. Aquí disfrutamos mucho, es un sitio que utilizamos para recibir a la familia y a los amigos… bueno, ahora no, claro Yo tengo muchos hermanos, soy el pequeño de siete, y nos gusta juntarnos aquí para relajarnos y estar tranquilos.

Llevas más de veinte años con tu mujer, ¿os ha pasado factura el confinamiento?
Ha sido una experiencia muy buena. Hemos disfrutado y tenido tiempo para todo. Hemos hecho tres puzzles de dos mil piezas, cocinado… Mi mujer trabaja de nueve a nueve, yo viajo mucho y hemos aprovechado para poder estar juntos y ver la vida de otra manera.

Llevas ya muchos años en esta profesión, y seguro que ha habido épocas mejores y otras peores. En este tiempo ¿Te has tenido que reinventar muchas veces porque no sonaba el teléfono?
Más que pensar en si suena o no suena el teléfono, me gusta mucho disfrutar el momento. No soy alguien que me agobie por temas laborales. Realmente también es porque he tenido una trayectoria bastante continuada. Desde que me incorporé a Telemadrid he estado trece años ininterrumpidos haciendo televisión. Soy muy afortunado. Es verdad que estuve un año sin proyectos, pero incluso eso me vino bien para descansar. Con la situación de la Covid-19, la televisión está bastante parada estaba en casa y tenía necesidad de participar. Además, me daba mucha rabia, después de tantos años trabajando con la información, no estar ahí y justo entonces surgió la oportunidad de Espejo Público.

También estuviste ocho años en TVE. ¿Qué recuerdos guardas de esa etapa?
Venía de Telemadrid y dar el salto a nivel nacional fue una experiencia nueva. Llegué a La mañana cuando estaba Mariló Montero y, la verdad, fue un sueño empezar a trabajar en primera división. Guardo muy buenos recuerdos de aquella etapa. Luego, cuando Mariló se fue, llegó María Casado, y he de reconocer que con ella me une una amistad profunda y la considero una parte importante de mi vida. Nos queremos mucho y nos hablamos mucho también. Me he apoyado un montón en ella y viceversa. Mis recuerdo de La Mañana, aunque son recientes, son muy buenos. Aprendí mucho allí.