José Manuel Parada ha desvelado el accidente doméstico que sufrió mientras retiraba unas ramas de su jardín, un instante en el que casi pierde su ojo.


José Manuel Parada no esperaba que Filomena y sus consecuencias estuvieran a punto de dejarle sin vista en uno de sus ojos. Fue hace tan solo unos días cuando el presentador de televisión mientras cortaba algunas ramas de su jardín y tras un giro brusco, una rama atravesó su ojo. Un accidente por el que se inundó en sangre y que le llevó a ser atendido de urgencias. «Fue todo muy rápido, se me clavó la rama y lo pasé muy mal. Me asusté porque fue todo muy escandaloso«, ha confesado él mismo después de unos días muy difíciles en los que, sin querer, el pánico se apoderado de él.

El dolor era tan fuerte que le hizo ponerse en lo peor, sin embargo, los médicos le limpiaron a fondo la herida, por lo que su ojo está a salvo. Desde ese instante, José Manuel Parada ha frenado en seco sus salidas de casa, desea que esto pase pronto y, por ello, está centrado únicamente en su recuperación. «Duele mucho y es realmente incómodo. Me han puesto gotas anestésicas y espero en unos días poder recuperar la visión totalmente», ha dicho en ABC.


El propio Parada ha desvelado en sus redes sociales el motivo por el que lleva gafas de sol y este no tiene nada que ver con la estética. Ni mucho menos. «Llevar gafas de sol en pleno invierno no necesariamente significa que te hayas operado pese a algunos comentarios desinformados. Es mucho más dramático en mi caso. Un desafortunado y sorprendente accidente doméstico es la causa. Me clavé la rama de un árbol en un ojo y a punto he estado de perderlo. Esa es la verdad. La estética cuando la necesite ya me la haré«, ha explicado el presentador de televisión.

Por suerte, no tiene más secuelas que lamentar. Parada ha desvelado que el ojo afectado es el izquierdo y que con los cuidados y curas del oftalmólogo podrá volver pronto a la normalidad. Hasta entonces tiene que reducir al máximo la exposición y proteger muy bien la zona, con el fin de que su ojo vuelva a estar como antes. «Por milímetros no he perdido la visión», ha comentado José Manuel.

No haber tenido que pasar por quirófano para él es tranquilizador y refleja que, al menos, no ha sido tan grave como podría haber sido. Ahora está centrado en mejorar día a día y en ser obediente con todos los pasos y recomendaciones que le han dado los expertos para estar de nuevo bien. Fue en el mes de mayo cuando tuvo que ser ingresado, un bache de salud que también compartió con sus seguidores. «Nada mejor que tener salud. Nos lo han dicho siempre las abuelas. Qué placer dejar por fin el pijama y la cama vacía para otro enfermo que tiene que ser atendido. Afortunadamente NO TENGO coronavirus. He dado negativo en las dos pruebas. Que sustazo. A vivir aunque sea en casita de momento porque la tormenta no dura eternamente. Brillará de nuevo el sol en nuestras vidas», explicó en su perfil de Instagram.