José Campos, expareja de Carmen Martínez Bordiú, sufrió un ictus hace unas semanas y gracias a la rápida reacción de su mujer pudo saltar la vida. SEMANA ha tenido oportunidad de hablar con él en exclusiva


Se alejó del mundo del corazón hace siete años cuando se separó de Carmen Martínez Bordiú. Una etapa que José Campos (55) dice tener olvidada en su vida. Pero justo ahora que se encontraba en la mejor etapa de su vida personal y profesional, la vida le ha dado un duro revés. El pasado 17 de marzo, el cántabro sufría un ictus en su casa de Santander, cuando dormía en compañía de su mujer y de su hija. Aunque aún no está al cien por cien después de haber salido del hospital, SEMANA ha conseguido hablar con él, gratuitamente y en exclusiva, para ver cómo va su recuperación.

¿Cómo estás después de haber salido del hospital? 

Físicamente estoy bien, intentando ponerme a tope. Me cuesta mucho a la hora de hablar, porque tengo que pensar mucho las palabras que voy a decir. Se me han olvidado algunas, pero lo superaré. Es sorprendente lo que me ha pasado porque de salud estoy bien, había adelgazado y llevaba ocho meses sin tomar ni una gota de alcohol, que fue una promesa que hice por mi hija Martina. Todo esto me pilló por sorpresa. Lo que menos me podía imaginar es que me iba a pasar esto.

¿Cómo recuerdas lo que te sucedió?

Todo esto ocurrió a los pocos días de tener que cerrar mi negocio que tengo en Santander, cuando se decretó el estado de alarma. Jamás sentí ningún síntoma de que me iba a dar un ictus. A las tres y media de la madrugada fui a darme la vuelta en la cama y vi que no podía porque tenía todo el lado derecho paralizado. Me asusté mucho. No podía ni llamar a mi mujer porque no podía hablar. Me levanté como pude de la cama y me caí al suelo. Sólo podía mover el pie izquierdo, el lado derecho estaba todo parado. Fíjate que miedo me pasé.

View this post on Instagram

Un Ictus !!! Poco a poco … Os QUIERO ❤️❤️.

A post shared by Jose Campos (@josecampos3375) on

¿Cómo reaccionó tu mujer al escuchar el golpe de tu caída?

Marián empezó a gritar muy asustada: “José, José, ¿cómo te llamas?”. Yo la miraba a ella,
pero no podía hablar. Mi mujer llamó corriendo a una ambulancia y menos mal que llegaron enseguida. Subieron al piso de arriba y como soy muy grande me tuvieron que coger
entre cuatro personas. Me acuerdo de todo lo que pasó hasta que llegué al hospital
Marqués de Valdecilla de Santander y me metieron en el quirófano.

Cuándo sales del quirófano y te despiertas ¿cómo reaccionas?, ¿qué sientes?

Antes de entrar en el quirófano lo único en lo que pensaba era en mi hija, que tiene cinco años, y me daba miedo que se quedara sin padre. Me durmieron y me operaron durante unos treinta minutos. Cuando desperté y vi que podía mover las piernas y los brazos me alivié, pero seguía sin poder hablar. Mi mujer me dio la mano y nos quedamos solos en la habitación. Después ella se fue a casa a recoger algo de ropa para mí.

¿Qué pensaste cuando viste que no podías hablar?

Recuerdo que nada más subirme a la habitación vinieron a verme dos médicos. Me enseñaban objetos para que dijera que eran y yo en mi cabeza sabía perfectamente lo
que eran, pero no podía verbalizarlo. A las tres horas ya empecé a decir los nombres
de mis padres y comencé a hablar un poco más. Tenía que haber estado diez días ingresado, pero al final, con todo esto del coronavirus sólo estuve dos para evitar contagiarme. Ahora estoy en casa con medicación.

¿Te planteas la vida de otra manera después de esto?

Estoy entrenando con Iván Perujo para no perder la forma y mi mujer me ha puesto a dieta. Ahora me cuido mucho más que antes y eso que siempre he hecho deporte. También estoy yendo al logopeda para recuperar la fluidez del hablar, ya que es la parte más
afectada. Estaré todo el año de baja y no puedo conducir hasta dentro de seis meses
como mínimo. Pero solo pienso en recuperarme.

Desde que conociste a Marián te ha cambiado la vida, ¿no?

Si no es por ella, yo no estaría vivo. Si hubiera pasado al revés creo que no hubiera podido llamar a la ambulancia porque me habría puesto muy nervioso. Ella es un diez en todo.
Estamos muy unidos.

¿Te hubiera gustado haber conocido a tu mujer mucho tiempo antes?

Ella apareció en el momento que tuvo que aparecer. Al igual que mi hija. Si esto me hubiera sucedido hace veinte años creo que lo mismo hubiera sido un desastre de
padre. No me arrepiento de nada. Soy muy feliz.

¿Os habéis planteado ampliar la familia?

Alguna vez nos lo hemos planteado, pero al final decidimos que no. Me da pena por mi hija porque siempre es bueno tener un hermano.

¿Qué ilusión tienes en la vida una vez que te recuperes totalmente?

Seguir como estoy ahora mismo. Estar bien en mi casa con mi familia. Tuvimos la suerte que hace un mes estuvimos de vacaciones en Benidorm antes de que pasara todo lo que está ocurriendo. No necesito nada más.

¿Te ha llamado Carmen Martínez Bordiú a raíz de lo que te ha pasado?, ¿has hablado con ella?

No. Desde que nos separamos no hemos vuelto a hablar. Si no me preguntan ni me
acuerdo de ella. No sé ni donde vive, ni con quien está o deja de estar. Me da igual.
Creo que es lo mejor que hice y lo mejor que me pasó es decir se acabó.

¿Cuándo ves imágenes de ella que sientes?

No veo nada de ella, porque pasé página sobre este asunto para todo. No sé ni cuando es su cumpleaños. Es un tema del que no quiero ni hablar. De hecho no he ido nunca ni a un
reality ni quiero ir a un plató para que no me pregunten de este tema.

¿Es una etapa que tienes enterrada en tu vida?

Sí y olvidada. Es una etapa que fui muy feliz. Me divertí, fue estupenda y no me arrepiento, pero ahora estoy en la mejor etapa de mi vida.

Si lo que te ha pasado a ti le hubiera pasado a Carmen crees que te hubieras preocupado por ella?

Posiblemente sí. Cuando murió su madre yo hablé con uno de sus hermanos. Pero lo nuestro se rompió y se rompió para todo.

Haciendo balance de tu vida ¿te arrepientas de algo?

Metí muchas veces la pata, pero no me arrepiento.

¿Estás mejor desde que te distanciaste del mundo del corazón?

Desde que me separé de mi primera mujer yo tuve claro que quería alejarme de todo esto. Lo prometí y lo he cumplido Estoy feliz de haberme alejado de este mundo. Para mí se acabó. Tu vives de tu restaurante.

¿Cómo te afecta esta situación del coronavirus?

Ahora, cuando mejor estaba profesionalmente, he tenido que cerrar mi negocio unos cuantos meses… Pues mala suerte, qué le voy a hacer. No creo que me arruine, pero va a ser muy duro porque tendré que empezar de cero. Lo más importante es que la familia y los amigos estén todos bien. Lo primero es cuidarme yo porque he tenido mucha suerte con lo que me ha pasado.

¿Tienes dinero ahorrado para aguantar tantos meses?

Estoy como todos los autónomos que se dedican a la hostelería. Lo que no puedo es
jubilarme mañana. Estoy deseando recuperarme y volver a trabajar.