Este viernes, José Antonio Avilés se ha enfrentado al polígrafo de Conchita en el ‘Deluxe‘ y ha revelado las consecuencias a las que se enfrenta después de la polémica que protagonizó en 2020 cuando salieron todas sus mentiras a la luz. En medio de sus confesiones, el colaborador de ‘Sálvame‘, completamente roto, ha hablado abiertamente de sus adicciones. 

José Antonio Avilés posado
© Redes sociales.

José Antonio Avilés ha reconocido que el único culpable de sus mentiras es él mismo, así como los diferentes engaños y estafas en los que se vio envuelto. Fue aquí donde revelaba, entre lágrimas, ha hablado por primera vez de sus adicciones, una etapa de la que durante muchos años ha querido ocultar. «Hay una etapa de mi vida que no he querido contar. Con 19 años me enamoro y tengo una relación con una persona de 45 años. Fue una situación complicada porque no era una relación sana. Pero no por la diferencia de edad sino por lo que hay en la relación. Al tiempo descubro que tiene ciertas adicciones y yo me meto ahí. Quiero llevar una vida de un tío con una edad que gana dinero y quiero tener dinero para tener también esa vida. Y a partir de ahí comienzan las mentiras, he consumido eso es así«, comentaba.

Tras esto, el colaborador de Telecinco también ha admitido que no sabe si su consumo fue algo para preocuparse, pero sí le acarreó la necesidad de generar dinero «para llevar el tren de vida que él llevaba». Tras escuchar sus palabras, Kiko Matamoros no dudaba en dedicarle unas palabras de aliento: «Hay mucho más que no cuenta. Él tiene problemas de autoestima, de seguridad y eso viene desde pequeñito. Intenta trasladar una imagen que no le corresponde a base de mentiras«.

Entona el mea culpa

jose antonio avilés

Por otro lado, José Antonio Avilés entonaba el mea culpa por todas las mentiras que llegó a decir en el pasado. «El único responsable de todos los escándalos que ha habido en mi vida soy yo. Eso no lo puedo negar ni culpar a nadie de tener la vida de mierda que he llevado. Entiendo la gente que no se ha creído mi perdón. Con el tiempo maduro la imagen que he dado y que doy», admitía.

Además, se ha avergonzado en multitud de ocasiones de fingir la muerte de su abuela materna para salir de apuros económicos. Asegura que no se siente orgulloso, pero tampoco puede recriminarle a la gente que le hagan comentarios al respecto. «Me avergonzó mucho volver a ver a parte de mi familia después de que esto estallara. Mi madre cuando se entera de todo esto ya ha sucedido, tengo una conversación con ella. Con quien más me costó recomponer una relación fue con un primo mío», insistía.