Un día después de confesar su «decepción» y su «tristeza» con la malagueña, el presentador admite que se ha quitado «una carga» de encima.


Un día después de confesar delante de toda España que se sentía «dolido» y «decepcionado» por María Teresa Campos tras su entrevista en ‘Sábado Deluxe’, Jorge Javier Vázquez ha vuelto a hablar de su relación con la malagueña en ‘Sálvame’. Este miércoles, el presentador ha querido dejar claro públicamente por qué se siente «liberado» tras poner punto y final a su amistad con la Campos.

«No me arrepiento de nada. Hacía tiempo que no me sentía tan orgulloso de mí mismo de cómo aguanté el tipo el pasado sábado. Estoy muy contento. Se podía haber montado una monumental. Estoy feliz de no haber entrado en ninguna de sus provocaciones. Ojalá pueda tener esta fortaleza con otras entrevistas», señalaba el de Badalona en su programa de Telecinco. «Me he liberado de algo que era responsabilidad mía. Era una carga que me he buscado yo solo. Con Teresa Campos he trabajado muy poco. En el corrillo de Día a Día. Ella a mí ni me ha dado trabajado ni me ha salvado la vida económicamente. He trabajado con ella muy poco. No he formado parte de la vida de palmeros que decían que tenía, o de pelotas o de paniaguados».

Telecinco

«Con ella tenía, como le pasa a mucha gente de mi generación, un sentimiento de admiración profunda. Desde que era adolescente yo la veía en Badalona y jamás pensé que con los años pudiéramos tener una relación tan profunda como la que teníamos. Jamás lo pensé. Y durante casi 15 o 20 años yo con Teresa no he tenido una relación laboral. He tenido una relación mucho más personal. Estrictamente personal, que no profesional», ha detallado Jorge Javier. «Si no de amistad de profunda unión y de complicidad porque yo he querido pasar muchísimas horas al teléfono escuchándola, consolándola, animándola, riéndome también y teniendo momentos de complicidad y de pasarlo bien… Forjando una amistad».

«María Teresa era mi colega, mi amiga»

«Y me he ido a cenar con ella y con amigos comunes», subrayaba. «Me he sentido liberado porque yo me eché a las espaldas con ella una carga que a lo mejor no me correspondía, que era estar muy pendiente de ella. Sabía los programas en los que trabajara. Sabía que si había alguna información iba a tener que estar pendiente de Teresa. Y a mí me salía siempre defenderla. Era mi colega, mi amiga. Siempre buscaba echarle un cable e intentar darle la vuelta a la historia para intentar favorecerla porque yo lo quise«.

Telecinco / GTRES

El de Badalona ha recordado que su admiración por María Teresa ha sido tan grande que ni ha dudado en defenderla a capa y espada dentro y fuera de los platós. «He discutido con gente y me he llevado muy malos rollos. Uno de mis conflictos cuando yo presentaba el ‘Tomate’ y ella se fue a la otra cadena pensaba: ¿Cómo podemos estar aquí hablando de ella? Una vez acabé el programa y me marché muy cabreado porque salieron unas fotos de ella que me prometieron que no iban a salir. Yo he dado mucho por eso. Ahora siento que yo con ella he cumplido. No siento ya que tenga ningún tipo de relación con ella».

 «No me he sentido correspondido en muchas ocasiones importantes»

«Yo no lo deseo ningún mal y lo que no puede esperar nadie es que yo venga a sentarme aquí día tras día a ponerla verde. No es eso. Me siento liberado. No siento ya que tenga ningún tipo de unión con ella. Lo que he podido hacer, si ha estado en mi man, lo he hecho. Ahora ni quiero ni puedo porque no me he sentido correspondido en muchas ocasiones importantes. Ha sido un ‘hasta aquí’. Ya está. Pero creo que también tienen mucho que ver los años», admitía.

Telecinco

El presentador ha querido dejar claro que su enfado con María Teresa nada tiene que ver con espectáculos televisivos. «Para la gente que dice que es un teatrillo. El momento de tensión que vivimos durante la entrevista fue tal que lo vivieron los que estaban en el plató. Por el pinganillo recibí órdenes: ‘Ni se te ocurra darle las flores, me las llevo yo a mi casa». Y yo pensaba: «¿Cómo ha podido portarse así?». Y aún así se las di. Pensé: ‘Vamos a acabar bien».

Jorge Javier habla de su «enganche emocional» con María Teresa Campos

Por último, Jorge Javier ha destacado que la tensión vivida en su entrevista con la Campos duró hasta los últimos segundos de emisión de ‘Sábado Deluxe’. «El enganche emocional que yo tenía con Teresa es tal que cuando acaba la entrevista, viene Gustavo, la persona que trabaja con ella y me dijo: Teresa se quiere despedir. Me dijo: Te quiero mucho. Teresa vio a María Patiño y le dijo: ‘María, ¿no me saludas?’ Y María con una frialdad, sin mirarla, le dijo: “Estoy muy enfadada contigo”. Esa valentía que tuvo María me produjo tal ‘shock’ que me fui. Ahora me voy a tener que ver en la obligación de consolar a Teresa por lo que le ha dicho María. No sé si os disteis cuenta de que me largué», decía. «Todo esto es algo que he vivido yo emocionalmente y que a lo mejor es responsabilidad mía no haber sabido responder», zanjaba.