Jesulín de Ubrique se ha sentado junto a Toñi Moreno en ‘Un año de tu vida’ y ha hecho un repaso por algunos de los episodios más importantes para él.


Hace casi dos meses Jesulín de Ubrique hizo frente a uno de los peores momentos de su vida, la pérdida de su padre. Humberto Janeiro murió a los 76 años a causa de un fallo multiorgánico y, aunque es cierto que la desavenencias con sus hijos se habían repetido a lo largo del tiempo, todo su entorno sintió su fallecimiento. En especial, sus hijos. Habían permanecido en silencio y apenas se habían confesado sobre este trágico momento, sin embargo, el torero ha querido dar el paso en un plató de televisión y se ha confesado con Toñi Moreno en el programa de Canal Sur, ‘Un año de tu vida‘. Aunque han tratado muchos de los episodios más trascendentales de su vida, uno de ellos ha provocado que se rompa en directo y en él el verdadero protagonista era su progenitor.

El diestro ha rememorado sus comienzos en la tauromaquia, pasión que se convirtió en su profesión y que llegó a convertirle en quién es hoy. En ellos, quien tuvo un gran peso fue su padre, pues comenzó en él gracias a Humberto. «Mi padre me llevaba en la vespa e íbamos para el campo. Con una tiza, en una pieza de metacrilato negro, yo tenía 13 años, él pone ‘Se vende’ y escribe el teléfono de la tienda de ropa de mi madre. Yo le pregunté que para qué lo vendía y me dijo que yo no lo entendía pero que había ‘que pagar’«, ha dicho Jesulín de Ubrique. Ese momento fue decisivo para él y su familia, pues puso todas sus fuerzas e ilusión en ser torero. «Le dije a mi padre que si quería que fuese torero, me dijo que sí y le pedí entonces que no vendiese el campo», ha explicado Jesulín con la voz entrecortada y es que en ese momento su padre retiró el cartel.

Ninguno sabía entonces que la vida les iba a cambiar a todos para siempre. Ya nada sería lo mismo para ninguno de los miembros de esa familia ni a nivel personal, ni a nivel profesional. Aunque esta relación paternal no ha sido la única que se ha tratado en el programa de la de Sanlúcar de Barrameda, ya que también hablaron del hijo de 13 años de Jesulín de Ubrique, Jesús Alejandro. Quiere seguir sus pasos, hecho que emociona profundamente a Jesulín. «Yo esperaba ese momento algún día», ha expresado el torero mientras desvelaba que le había puesto a su hijo 50 becerros con el fin de que escogiese, un momento que no podrá eliminar jamás de su retina. «Le pegó esos diez pases y dijo ‘¿no querías que yo toreara? Pues ya he toreao», ha espetado Jesulín.

María José Campanario

Además de estos asuntos, el torero también ha hablado de la relación con su mujer, María José Campanario, quien desde hace tiempo apenas da declaraciones públicamente. «Llevo 18 años casado con mi mujer y año y medio que estuvimos de pareja. Y en ese intervalo de tiempo pues hemos tenido nuestras diferencias, nos han puesto muchísimas trabas en el camino y aquí estamos», ha comentado. Están felices y con la única intención de mirar hacia el futuro. No será hasta el día 28 de septiembre cuando los espectadores del espacio podrán disfrutar de la entrevista al completo, no obstante, el espacio ya ha compartido algunos vídeos como cebo en los que se pueden ver algunos instantes muy especiales.

En este espacio también descubriremos la historia que unió en el pasado a Toñi Moreno y Jesulín de Ubrique, ya que, según la propia Toñi, llegó a enamorarse del diestro y el torero incluso pidió su teléfono, un gesto que a la presentadora le emocionó. Sin embargo, cada vez que la llamaba de madrugada no recordaba su nombre, despiste que Jesús trató de justificar como pudo haciendo gala de su humor. «Tenía muchas amigas», ha comentado entre risas el torero. Aunque habrá que esperar para saber más detalles y titulares de esta tan esperada entrevista, lo cierto es que ya son muchos los espectadores que están deseosos de que este encuentro vea la luz. Quizás podamos descubrir una parte desconocida de él, teniendo en cuenta que hace tan solo unas semanas se enfrentó a la muerte de uno de sus seres más cercanos como era su padre, Humberto Janeiro.