Jessica Bueno se ha quedado muda a nivel mediático. Por decisión propia y por cambio de vida. Una actitud muy ‘detox’ que parece sentarle muy bien.

jessica-bueno
Jessica Buena, en la última fotografía que ha compartido en su perfil de Instagram, muy guapa y serena.

Jessica Bueno podría largar. Y mucho, pero no lo hace. No sé si es la mala o la buena de la película, porque no tengo hemeroteca a la que recurrir. Estamos todos los periodistas huérfanos de declaraciones. Si decidiera tirar de la manta se liaba parda, pero ella está a otra, con su futbolista, sus hijos y su familia.

La mujer que fue capaz de pasar de un extremo a otro en cuanto a belleza masculina se refiere (de Feliciano a López a Kiko Rivera) está apostando por ser ama de casa. Una opción como otra cualquiera, pero mucho menos lucrativa que estar en un plató desmenuzando entresijos. Y mucho más aburrida. Dónde va a parar.

jessica2
Jessica Bueno, con su marido, Jota Peleteiro, en su luna de miel, en Nueva York.

Jessica Bueno ha visto mucho intramuros en su vida en común con ‘mi pequeño del alma’, pero ha decidido callarse. Al menos de momento. Ni siquiera respondió a uno de los ataques más bajunos que puede recibir una persona, cuando Kiko dijo en televisión que ella estaba muy pez en materias amatorias (por decirlo finamente) y que él tuvo que enseñarla.

La modelo ‘retirada’, que tampoco fue Naomi Campbell, para qué mentir, no pone, sin embargo, las cosas fáciles en su batalla personal por su hijo en común, Francisco, quien va a crecer con unos padres que se llevan peor que Michael Douglas y Kathleen Turner en ‘La guerra de los Rose’.

kiko-rivera
Kiko Rivera y su mujer, Irene Rosales, en la presentación del disco de Isabel Pantoja.

La semana pasada tuve la oportunidad de hablar (brevemente, vamos, dos frases) con Irene Rosales, su sustituta en el trono. La mujer de Kiko Rivera ha heredado de su predecesora en el reino de Cantora la discreción y el saber estar ante los medios. Así que la pregunta que me hago es si lo bueno, como lo malo, también se contagiará, lo que nos permitiría dentro de un tiempo tener un dj. mucho más educado, elegante y prudente.

No quiero que me toméis literal la frase de Alba Carrillo, ‘quien nace cochino, muere lechón’ (un proceso involutivo a lo Benjamin Button), pero tengo pocas esperanzas en que consigamos de Kiko Rivera sea capaz de emular a sus mujeres o a su propia hermana, Isabel (que es nombre de reina), quien lava los trapos sucios de forma más sofisticada y sin que se le mueva su melena de ‘wannabe it-girl’.

pantoja
Isabel Pantoja fue ‘suegra’ de Jessica Bueno y ahora vuelve a la música por todo lo alto, como la gran artista que es.

El tiempo da y quita la razón, además de curar muchas cosas, así que estaremos pendientes de la evolución de Kiko, pero sobre todo de su madre, que tiene una sombra más alargada que la de un ciprés.

Y en cuanto a Jessica, chica, habla ya, no calles para siempre. Que queremos que seas personaje, además de persona. Hombre, ya.