Jaime Martínez Bordiú y Marta Fernández han contraído matrimonio en un enlace secreto al que solo han acudido tres testigos.


Su círculo más íntimo se ha mostrado sorprendido con el enlace. A pesar de que ya llevaban 10 años de relación Jaime Martínez Bordiú y Marta Fernández, habían tenido que posponer varias veces su boda. Una de las últimas por el fallecimiento de la matriarca, sin embargo, no han querido retrasarlo más y se han dado el ‘sí, quiero’ en una notaría de la capital. Con tres testigos y apostando por la sencillez, tras convertirse en marido y mujer acudieron a celebrarlo a un restaurante, donde brindaron por la vida y el futuro que les espera. Aunque la celebración por todo lo alto tendrá que esperar a que pase la pandemia, lo cierto es que ambos están muy felices con el paso que han dado.

Comenzaron una relación después de que él rompiera con Nuria March, un romance con Marta que él definió como un «bálsamo» y que él le ayudó enormemente. Ella siempre se ha mostrado discreta ante los medios y a la hora de hablar de su unión sentimental, por lo que son pocos los detalles que se conocen de su historia de amor. La empresaria gallega y Jaime empezaron a salir juntos en el año 2010 y desde ese momento no se han separado, lo que demuestra la solidez de su amor.

Jaime Martínez Bordiú
Gtres

A pesar de que para sus amigos ha sido un auténtica sorpresa que se hayan casado, lo cierto es que Marta quiso irse de despedida de soltera hace solo unos días. En concreto, a Punta Cana, lugar paradisíaco en el que disfrutó de la compañía de Raquel Bernal, una gran amiga de la pareja que en su día mantuvo un idilio con Álvaro Muñoz Escassi. En una nueva etapa vital, Jaime Martínez Bordiú y Marta están profundamente felices.

Quien no se ha pronunciado sobre la boda de su hermano ha sido Carmen Martínez Bordiú. Afincada en Portugal, son pocas las noticias que llegan sobre ella a nuestro país. Fue hace solo unos meses cuando desmintió que hubiera roto con su pareja, Timothy McKeague, un joven australiano con el que afirma sentirse feliz. Hace tiempo decidió poner tierra de por medio y se fue a vivir a la pequeña localidad de Sintra, donde comenzó una nueva vida junto a él. Un giro de 180 grados que vino motivado por las preferencias del joven australiano de vivir rodeado de la naturaleza y llevar una vida más sosegada y así alejarse del bullicio de la capital española. Después de su ruptura con Luis Miguel Rodríguez y tras la muerte de su madre, Carmen Martínez Bordiú puso a la venta los bienes que había compartido con su ex, José Campos.