GTRES

Ivonne Reyes y Pepe Navarro: nuevo cara a cara en los tribunales

Pepe Navarro e Ivonne Reyes volverán a verse las caras en los juzgados el próximo 14 de febrero.

El 2 de junio de 2022, Ivonne Reyes interpuso una demanda contra Pepe Navarro por un supuesto delito de amenazas y acoso. Y lo ha perdido. El pasado 18 de enero, la justicia falló a favor del cordobés. La Audiencia Provincial de Madrid ratificó la sentencia del Juzgado de Violencia contra la Mujer número 1 de Madrid mediante la que se le consideraba inocente del supuesto delito leve denunciado por la presentadora. Y aunque él ha asestado un nuevo golpe judicial a Ivonne Reyes, lo cierto es que la guerra entre ellos no ha terminado. El próximo 14 de febrero, ambos volverán a ver las caras en los tribunales. El motivo por el que tendrán que verse de nuevo son  unas declaraciones que el presentador realizó a una agencia de noticias y que la vedette considera "injuriosas" y atentan contra su "derecho al honor".

Ante su victoria judicial, Pepe Navarro se muestra satisfecho. "Todo esto que está haciendo responde a una persecución y acoso permanente que lleva ocurriendo desde hace catorce años. Parece obedecer más a una obsesión que a un comportamiento racional", explica al diario '20Minutos'.

La venezolana, por su parte, aseguró en su momento que estaba siendo perseguida por el presentador y que se sentía desprotegida, acusando así a Navarro de haber urdido una estrategia para poner su vida en peligro.

La venezolana lleva tiempo viendo como algunas de sus pretensiones legales no se cumplen como a ella le gustaría. Cansada de sus constantes enfrentamientos con Navarro, lo ha acusado de un supuesto delito de amenazas y acoso. Pero el juez del juzgado de Violencia de Género de Madrid falló a favor de Pepe Navarro y le absolvió de los delitos que su expareja le adjudicaba. El magistrado encontró “ridícula y desproporcionada”. Pero esto no ha puesto fin al cruce de reproches y de acciones legales entre ellos. El enfrentamiento continúa inamovible.

Recientemente, Ivonne Reyes aseguró a los medios de comunicación que deseaba convertirse en un ejemplo a seguir para las mujeres que se puedan encontrarse en su misma situación y han sentido miedo a dar el paso a denunciar. “He tardado, pero ya sé el camino. Que no permitan insultos, vejaciones… se puede parar. Aunque estemos de cara al público, no todo se puede admitir ni permitir porque trabajes en televisión. Insultos, amenazas, injurias… hay que denunciarlas”, decía en junio de 2022. En su caso, no ha logrado demostrar que fuese víctima de supuestas amenazas y presunto acoso por parte de Pepe Navarro.

Ivonne Reyes y Pepe Navarro llevan años enfrentados en los tribunales por la paternidad de Alejandro Reyes, hijo de la presentadora. Esta fue reconocida por los tribunales en el año 2012, cuando la justicia concluyó que el presentador era el padre del joven tras las reiteradas negativas de él a realizarse una prueba de ADN. Pero aquella sentencia no supuso, en absoluto, el fin de su guerra judicial. El comunicador no ha dejado de insistir en que no es el padre de Alejandro e incluso ha escrito una carta abierta al joven para animarlo a someterse a unas pruebas de ADN que ayuden a saber la verdad.

«Estimado Alejandro, te escribo esta carta después de leer tu entrevista y lamento muchas cosas que dices sobre mí», arranca diciendo en su escrito. «Sin ánimo de polemizar contigo, no puedo dejar pasar los ofrecimientos que de forma pública haces en ella, en aras de la verdad que desde hace tanto tiempo persigo y que tú deberías perseguir», continúa. «Afirmas en la entrevista que te harías la pruebas de paternidad en el Instituto Nacional de Toxicología, pero no en un centro privado, ya que no te fías de mí. No quiero que desperdicies tu ofrecimiento». Así, lo animaba a someterse a tres pruebas de paternidad diferentes: una en la clínica que decida Alejandro, la segunda en una clínica que proponga Pepe Navarro y, por último, una tercera en «una impuesta por alguien neutral». Con esto pretendía zanjar el asunto sobre la paternidad, que ya dictaminó una sentencia judicial.

X