Isabel Preysler y la ‘jet set’ se dan cita en Menorca

Manuel Valls y Susana Gallardo se casan este sábado en la mansión de la heredera de los laboratorios Almirall en Binidalí.

La tranquilidad de Menorca se ha visto alterada este fin de semana por un destacado acontecimiento: la boda de Manuel Valls y Susana Gallardo. Este viernes noche arrancaban los festejos por el «sí, quiero» entre el actual concejal del ayuntamiento de Barcelona y exprimer ministro francés y la empresaria catalana, y lo hacían con un exclusivo cóctel en el que los novios se reunían con alrededor de cien invitados, entre ellos, Isabel Preysler, Mario Vargas Llosa y Pedro J. Ramírez.

 

El comentario de Preysler que enfada a la Reina Letizia

Preysler saca las uñas por Carlos Falcó después de la polémica

Gran expectación en la isla 

Las celebraciones aglutinan a una importante representación del mundo de la política y los negocios y comenzaban con un cóctel en las bodegas Binifadet de Sant Lluís, ubicadas en la localidad de Ses Barraques. Están situadas en un lugar privilegiado, una zona vitivinícola, y rodeadas de naturaleza en el campo menorquín.

Isabel Preysler acudía junto a su pareja, Mario Vargas Llosa. La socialité llegaba de la mano del Premio Nobel de Literatura con un espectacular vestido escote barco de colorido estampado floral. La pareja se mezclaba con los otros invitados, entre los rostros conocidos, el director de ‘El Español’, Pedro J. Ramírez, junto a su mujer, Cruz Sánchez de Lara, y Félix Revuelta, presidente de Naturhouse.

Pedro J. Ramírez y Cruz Sánchez de Lara, la viva imagen del amor en la Ópera

Manuel Valls y Susana Gallardo se dan el «sí, quiero» este sábado en la espectacular mansión que la heredera de los laboratorios Almirall posee en las inmediaciones de la zona de Binidalí. Se trata de una finca que cuenta con tres edificios independientes, una piscina y que roza las diez hectáreas.

Está será la tercera boda para el político, de 57 años, y la segunda para la empresaria, de 54, que ponen el broche de oro a su relación tras más de un año de noviazgo. Como fin de fiesta, el domingo los invitados se reunirán en una comida que tendrá lugar en el Club Náutico Binisafua, un restaurante habitual para los que ya serán recién casados.