Irene Villa reaparece tras su operación en un sitio muy sorprendente de la mano de Sandra Barneda

Irene Villa ha regresado al trabajo tras una operación que no salió como ella esperaba y lo ha hecho de la mano de la famosa presentadora Sandra Barneda

Hace unos días, Irene Villa anunció a sus seguidores de Instagram que tenía que volver a pasar por quirófano por ‘culpa’ del tornillo de su fémur, que había decidido darle problemas después de 7 años de perfecta convivencia. Tras el viaje a Suecia, que no terminó como a ella le hubiera gustado, ya que no se pudo solucionar su problema, la periodista y psicóloga ha vuelto al trabajo en un sitio sorprendente.

Irene Villa une fuerzas con Sandra Barneda

Este jueves, Irene se ha convertido en una de las protagonistas del canal de YouTube de Sandra Barneda, donde ha participado en un interesante coloquio junto a otras mujeres importantes para hablar de felicidad. Durante la charla, que se emitió en directo y que todavía se puede ver, Irene no dejó de sonreír y es que si algo ha demostrado con el paso de los años es que no está dispuesta a que sus problemas de salud minen su buen ánimo.

Villa, que es licenciada en psicología, habló sobre un tema muy controvertido que podría haber vivido en sus propias carnes, la desigualdad laboral en el hogar. “La ayuda es fundamental en la familia. No somos Superwoman. ‘No me da la vida’ es la frase de las malas madres, esa es nuestra frase. Hay que pedir ayuda, contar con un equipo, los abuelos y abuelas son sagradas, pero hay que hacer que el padre se responsabilice más porque tú también trabajas. Antes éramos las madres y nada más, pero ahora trabajamos. La corresponsabilidad es fundamental. Hay que compartir, es trabajo en equipo”, sentenció.

Una exposición que llega cinco meses después de su divorcio con el padre de sus hijos, el extenista argentino Juan Pablo Lauro, y que deja entrever que ese problema había podido existir en su casa. Sea como fuere, lo cierto es que el ya exmatrimonio ha conseguido llegar a un acuerdo perfecto en el que sus tres hijos siguen siendo lo más importante.