El periodista Iñaki Gabilondo ha hablado de los dos amores más importantes de su vida. Al primero de ellos lo perdió tras una larga enfermedad.


Iñaki Gabilondo se ha abierto en el nuevo programa de Mamen Mendizábal, ‘Palo y Astilla’, un espacio en el que pudimos descubrir junto al periodista los episodios más importantes de su vida. Entre ellos, los más dolorosos. Tras hacer un repaso por su infancia y por quiénes eran sus padres, dos carniceros a los que les quedó mil preguntas por hacer, Gabilondo se detuvo en la muerte de su primera mujer. Maite fue su primera mujer, la madre de sus tres hijos, sin embargo, una enfermedad renal truncó todos los sueños que tenían en común. Después de ocho años tratándose la esposa de Iñaki falleció, una etapa «que no podrá olvidar jamás». «La muerte de Maite, la larga agonía de Maite, porque Maite se murió después de estar más de ocho años muriéndose, y se murió con 36 años y estuvo más de ocho años muriéndose… pues no te digo más», dijo el locutor de radio.

Iñaki Gabilondo
La sexta

Si bien el amor de ambos era incondicional, el destino les separó para siempre. Hacia ella tan solo tiene bonitas palabras y es que la madre de sus hijos permanecerá para siempre en su memoria. «Es un espanto de historia. Era una mujer dulce, preciosa, muy bonita, parecía una niña, era muy linda, estábamos muy enamorados y se puso muy enferma y estuvo muy enferma durante mucho tiempo hasta que se murió», ha comentado. Dos años después la vida volvió a darle una nueva oportunidad a Iñaki Gabilondo y se enamoró de nuevo, esta vez de Lola Carretero, una periodista con la que contrajo matrimonio en 1993. A pesar de que, según él, parecía que no iba a llegar nunca este momento, finalmente descubrió que las sorpresas más bonitas vienen sin esperarlo.

«Parece que no vas a encontrar nunca un amor como el primero, pero cuando surge el segundo amor te das cuenta de que sí. Son distintos, pero ambos son impresionantes. El segundo más impresionante que el primero, porque el primero tiene un tecnicolor especial, pero el segundo tiene una profundidad especial», dijo el veterano periodista. De hecho, Lola fue capaz de poner patas arriba su vida, ya que le demostró que le quería por encima de todo. «El segundo venía con un acompañamiento de peso de carga que era dinamita, yo tenía tres hijos y Lola era una chica soltera que tenía muchos novios alrededor. Que una chica se enamore de un señor y se lleve de premio tres chavales demuestra muchas cosas».

Iñaki Gabilondo
La sexta

No fue un cuento de hadas, pero a día de hoy continúan felices y seguros de que están con la persona correcta. «Ahí te encuentras con un amor que no es como el anterior, este es un amor cuesta arriba, empinado, duro.. con todas las dudas, crisis, patinazos, pasos adelante, pasos atrás… pero nosotros hemos tenido la suerte inmensa de la categoría que tiene Lola, porque es mucha mujer, es una mujer de bandera», relató Iñaki Gabilondo sobre Lola.

¿El mayor logro de esta historia? El amor que han conseguido que se profesen tanto sus hijos como su esposa, un sentimiento que ha fluido solo y que jamás ha habido que forzar. «Lo mejor ha sido que Lola y mis hijos se adoren, que nos queramos todos mucho y que el recuerdo de Maite siga ahí, respetado, perfumado, sin que nadie lo toque». Un auténtico afortunado que, a pesar de los golpes de la vida, se ha sabido sobreponer. «Esto es triunfar solo yo sé lo que nos ha costado. Solo Lola sabe lo que nos ha costado, pero eso es triunfar».