La muerte del patriarca del clan Janeiro ha provocado que la familia se vuelva a unir, después de años de desencuentros tras el divorcio con Carmen Bazán


Este domingo se daba a conocer la noticia de la muerte de Humberto Janeiro. Tras varios días ingresado en el hospital, el padre de Jesulín, de 76 años, tras unas complicaciones en su enfermedad, se ha marchado dejando a todos sus seres queridos totalmente consternados. A pesar de que la familia está distanciada desde hace varios años, los últimos días con vida del que fuera el patriarca de Ambiciones han provocado lo que parecía imposible: reencontrar a toda la familia.

Humberto Janeiro fue en el impulsor de la carrera taurina de su hijo Jesulín, a quien convirtió en un auténtico ídolo de masas. Hacía mucho tiempo que estaba alejado del foco mediático, a pesar de que ha protagonizado un sinfín de entrevistas en los platós de los programas del corazón, debido sobretodo a las rencillas familiares e incluso sentimentales. En los últimos años, tras su separación de Carmen Bazán en 2003, Humberto estaba alejado de sus hijos y había rehecho su vida con Camila Naranjo, su pareja en la última década, que no se ha separado de su lado. Sin embargo, debido a las complicaciones por su estado de salud, sus cuatro hijos, Jesulín, Humberto, Carmen y Víctor, han permanecido a su lado hasta su último aliento.

La familia unida en estos duros momentos

«Corría el año 2007 cuando tuve el placer de conocerte, ABUELO Humberto, y desde entonces siempre he percibido que has sido, eres y serás un hombre fuerte y luchador!!! Sigue así!!! Te queremos», escribía Beatriz Trapote hace apenas unos días. Este mensaje despertó todas las alarmas en torno al estado de salud del abuelo de Andrea Janeiro, que desde su ingreso en el hospital ya había provocado cierta preocupación por su estado de salud.

Desde ese momento toda la familia se ha reencontrado para acompañar a Humberto Janeiro en sus últimos momentos. La soledad que marcó los últimos años de su vida, han dado paso a la unión familiar. Los Janeiro han hecho piña, no solo en torno a la figura del que un día fue el cabeza de familia, sino también a lo que se refería a su estado de salud.

Un divorcio que lo cambió todo

Todo comenzó con su  divorcio con Carmen Bazán. Este hecho supuso que sus hijos se alejasen de él y desde entonces la relación con sus hijos se volvió complicada. Jesús, Humberto, Carmen y Víctor Janeiro apoyaron de forma incondicional a Carmen Bazán y no entendieron algunas de las actitudes de su padre, convirtiéndose en una familia  totalmente rota. Fue entonces cuando Camila Naranjo, su pareja, se convirtió en su mayor apoyo. Mientras su familia continuó con su vida, con celebraciones  en las que él nunca fue invitado. Su muerte a reencontrado a todo el clan, los Janeiro se han vuelto a unir y sus hijos le han arropado en el hospital, en cada momento hasta su último aliento. La familia se encuentra en estos momentos totalmente destrozada, a pesar de las pocas esperanzas que tenían de que se recuperase de este último golpe, tal y como ha contado Carmen.

Este lunes la familia le dará su último adios

Este lunes los Janeiro van a afrontar, tal y como está previsto, el dolor de enterrar a uno de sus miembros más queridos. Humberto Janeiro junior se ha desplazado hasta el cementerio de Ubrique, en Cádiz, para preparar el último adios a su padre. El tiempo cura las heridas y en estos momentos de dolor y tristeza, están dando ejemplo de que no importa lo que haya ocurrido en el pasado. Humberto fue el hombre que un día desunió a la familia y que hoy, con su muerte, la ha vuelto a unir. Un hecho, que sin duda, lo hará sentirse profundamente feliz..