Casi un mes después de que Lucía Villalón y Gonzalo Melero dieran la bienvenida a su primer hijo han podido abandonar el hospital. Su pequeño Diego ha tenido que ser intervenido debido a la gastroquisis que padecía y, aunque el proceso ha sido muy complicado, por fin han podido abandonar La Paz, donde han vivido sus momentos más duros. Tuvieron que introducirle el intestino de nuevo, le tuvieron que enseñar a respirar tras estar varios días con oxígeno y apoyarle para que todo saliera bien. Ha sido agotador, pero ha merecido la pena y es que ya están los tres juntos en casa, eso sí, con una mudanza de por medio, pues dejan Valencia para instalarse en Almería.

Lucía Villalón
Redes sociales

«No os podéis imaginar las ganas que teníamos de que esto llegase. Salimos del hospital… Y YA ESTAMOS EN CASA JUNTOS. Han sido meses de incertidumbre, angustia y miedo… y estas últimas semanas en el hospital ha sido tremendo… durísimo…y se me siguen saltando las lágrimas cada vez que pienso en lo que hemos vivido por lo que Diego ha tenido que pasar. Se me parte el alma, pero como dice alguien a quien quiero: “para atrás ni para coger impulso…” así que hacia delante pero siempre siendo conscientes de lo aprendido; y además fuertes, sanos y JUNTOS», comienza diciendo la periodista deportiva junto a dos fotos que resumen la felicidad que sienten por abandonar el hospital después de sus semanas más complicadas e intensas.

Aunque ha dado algunos detalles de su estancia hospitalaria, a Lucía Villalón le queda mucho por contar de lo vivido desde que su hijo llegara al mundo el pasado 29 de agosto.
«Algún día, cuando tenga la fuerza suficiente para recordar con detalles todo lo que hemos pasado, me gustaría contaros cómo ha sido todo y cómo nuestro BatBaby ha luchado para salir del hospital y estar por fin en casa. Quiero hacerlo para dar visibilidad a situaciones como la nuestra: complicadas, difíciles, tristes y que requieren de mucha ayuda y mucha fe… pero de las que se sale peleando«, asegura. Su mensaje está cargado no solo de sinceridad, también de optimismo para ayudar a todas las familias que viven una situación similar, recordando que «sí se puede».

Lucia Villalón
Instagram

Reconoce que su vida ha sido una auténtica montaña rusa y que se ha sentido desbordada, ya que no solo era una situación nueva, sino mucho más complicada de lo habitual. «Los últimos días han sido caóticos, me he sentido desbordada. Demasiadas emociones… felicidad, incertidumbre, desprotección, ilusión, sueño, acojone, las ganas de hacerlo bien y fracasar sin parar en el intento. A pesar de la locura que está siendo todo esto (con cambio de ciudad y mudanza incluidos para hacerlo todo todavía más intenso y emocionante) SOY LA PERSONA MAS FELIZ Y AFORTUNADA QUE EXISTE EN ESTE MUNDO«, explica. Lucía, además, ha querido agradecer a todo su círculo el cariño y el apoyo que le están brindando desde hace meses, por lo que su felicidad se multiplica al ser compartido.

Ilusionados por la vida que les espera en su nueva ciudad, donde ha fichado Gonzalo Melero por un nuevo equipo de fútbol, esta pareja está deseando iniciar su nueva rutina y que todo su alrededor conozca al hijo que tanto han deseado y junto al que tanto han luchado las últimas semanas de su vida y las primeras de su pequeño. «Empezamos una nueva vida llenos de ilusión y de ganas. En otra ciudad y con un miembro más, pero con todo el amor que puede existir. Nos falta Paquito todavía que vendrá en breve a conocer a Diego. Prometo fotos y vídeo de eso. A ver cómo reacciona mi negro», dice sobre la primera vez que coincidan su perro, un labrador negro y su hijo.