Hablamos con Elia, la hija de Julián Muñoz, quien nos desvela a SEMANA cómo se encuentra su padre y cómo es su vida en la actualidad.


La vida de Julián Muñoz no se parece en absoluto a la que llevaba cuando era Alcalde de Marbella. Entonces, el político estaba rodeado de su equipo, paseaba por el municipio malagueño con libertad y, durante sus últimos años en ese puesto, lo hizo de la mano de Isabel Pantoja. Hablamos de 17 años atrás. Ni él ni quizás su entorno imaginaba entonces que su gestión en el ayuntamiento le haría estar en boca de todos, mucho menos que acabaría entre rejas. Sin embargo, esa etapa también ha pasado para él. Desde hace tiempo está desaparecido, siendo muy pocos los datos que su familia ha revelado de él en los últimos meses. Su exmujer y madre de sus hijas, Mayte Zaldívar, se confesó con SEMANA en pleno estado de alarma y nos desveló su preocupación por su estado de salud. «Estoy preocupada, vive con una de mis hijas. Al ser paciente de alto riesgo está encerrado en una habitación. No sale para nada y sólo tiene acceso a una terraza», comentó en el mes de marzo a este medio. Seis meses después de estas declaraciones esta revista se ha puesto en contacto con su hija Elia, quien muy amablemente nos ha detallado cómo está Julián Muñoz en la actualidad.

El expolítico sigue enfermo y trata de tener el máximo de cuidado para no enfermar de coronavirus, ya que con sus dolencias las consecuencias podrían ser fatales. Por ello, trata de refugiarse en su familia entre unos muros en los que se siente a salvo y es que cumple su pena en régimen de tercer grado debido a sus problemas de salud. «Él sigue teniendo las mismas cosas que ha tenido siempre, las mismas enfermedades y los mismos tratamientos. Sigue visitando a su médico periódicamente y siguen pendiente de él también los médicos del centro penitenciario en Algeciras«, dice su hija. Su círculo no le deja solo ni un instante, aunque él es consciente de las fuertes medidas que debe cumplir en estos tiempos de pandemia.

«Ahora con el tema del coronavirus intenta llevar una vida más comedida a la hora de salir y relacionarse. Sigue delicado de salud…Como todas las personas mayores tiene que tomar muchas más precauciones que el resto. Son pacientes de riesgo y mi padre por las enfermedades más, al tener enfermedades respiratorias tiene que andar con mucho más cuidado», afirma Elia. Pero, ¿cómo es su vida en la actualidad?, ¿ha encontrado esa nueva normalidad?, ¿cuál es su relación con ellas y ¿con sus nietos? Si bien muchas de estas cuestiones eran una incógnita para muchos, Elia ha respondido a todas ellas en conversación con SEMANA.

«Lleva una vida muy tranquila. Cuida de mi hija y de mis sobrinos cuando tenemos que ir a trabajar, ayuda a mi hermana en casa porque está viviendo con ella y es una vida muy relajada», desliza Elia. Habla de él con infinito cariño, pues lejos queda allá el cisma familiar que se produjo entre ellos. Elia dejó de hablarle, pero, a día de hoy, padre e hija mantienen una exquisita relación. Tanto que destaca, por encima de todo, la faceta desconocida de Julián Muñoz frente a los medios de comunicación. «La verdad es que yo no me lo esperaba tan súper abuelo. Un abuelo completamente de fiar, mi hija es un trasto y la verdad es que lo hace bastante bien», explica entre risas la propia Elia.

Julián Muñoz

Entre ellos ya no existen rencillas, prueba de ello, que el único deseo de Julián y los suyos sea estar juntos pase lo que pase. «Con él muy muy bien. Nosotros también estamos bien, no nos ha tocado vivir esta situación en primera persona. Seguimos trabajando e intentando pagar las facturas», continúa Elia. El entorno de Julián afortunadamente no ha sufrido el COVID y, por ello, intentan centrarse en sus trabajos con el fin de que esta pesadilla acabe cuanto antes.

Su nueva vida

La relación de Julián Muñoz y sus hijas saltó por los aires hace más de tres lustros, pero con el tiempo ambas supieron perdonarle. Así lo demuestra que ahora resida en la propiedad de su primogénita, Eloísa, rodeado de sus nietos y cerca del mar que tanta calma le da.