La colaboradora ha contado los detalles de la conversación que tuvo con su hermana, así como los temas que evitaron abordar en su cara a cara.


Después de meses de tensiones distanciadas y protagonizando cruces de acusaciones y reproches en televisión, el pasado fin de semana se producía -por fin- el esperado reencuentro entre Carmen BorregoTerelu. La cita que las ha vuelto unir era la fiesta de cumpleaños de Belén Esteban. Allí, ambas hermanas enterraron el hacha de guerra y daban un paso al frente que las acercará a la reconciliación.

La hija pequeña de María Teresa Campos ha contado cómo se produjo el cara a cara. La malagueña no ha ocultado que se siente satisfecha de poder estar cerca de su hermana. Este lunes en ‘Sálvame’ ha admitido que antes de verse las caras con su hermana se debatía entre muchas emociones: «Yo iba muy nerviosa». 

Y aunque estaba inquieta, la actitud de Terelu enseguida le hizo saber que todo iría como la seda. «Ella estuvo normalísima. Me saludó como si no hubiese pasado nada», ha detallado en el programa de Telecinco. «Ella lo pasó peor al saludar a José Carlos porque no sabía cuál iba a ser la reacción», destacaba. Asimismo, ha desvelado de qué hablaron… y de qué no. El tiempo que permanecieron juntas fue suficiente para abordar cuestiones en común, como la familia o sus respectivas labores como colaboradoras. «Estuvimos hablando de todo: de mi madre, de trabajo», ha explicado Borrego.

«No hablamos para nada del conflicto»

Como suele suceder en los reencuentros que se producen tras una tensión, hubo asuntos que ambas partes evitaron abordar. Así lo ha corroborado la andaluza: «No hablamos para nada del conflicto. Ha sido muy bueno porque siempre he dicho que tan malo es hablar en caliente como dejar pasar demasiado tiempo».

Telecinco

«Habíamos hecho una montaña o un muro que cayó el viernes, gracias Dios. Y después de ese encuentro hemos whatsappeado y hemos quedado en vernos», ha dicho la colaboradora. Ahora respira tranquila. Sabe que el paso más difícil se ha dado. Y después de haber roto el hielo las cosas se desarrollarán de una manera más fácil. Esperanzada y positiva, ha reconocido que anhela estar cerca de Terelu: «Sé que mi hermana me adora».

«Nos dimos cuenta las dos de que nos queremos»

Está claro que todo apunta en la dirección correcta. Si todo va como desea, Carmen y Terelu quizás dejen sus acalorados rifirrafes ante las cámaras muy pronto. «Fue un primer contacto muy positivo porque, aunque no hablamos del conflicto, nos dimos cuenta las dos, mirándonos a los ojos, de que nos queremos«, decía horas después de coincidir con su hermana,