Hablamos con Sandra Crespo, concursante de la sexta edición de ‘Gran Hermano’, sobre la absolución de violencia de género de su ex, Jesús González.


Desde que Sandra Crespo y Jesús González pusieran fin a su relación sentimental ella asegura estar viviendo un auténtico infierno. Padres de tres hijos, ha sido muchas las ocasiones en las que la participante de la sexta edición de ‘Gran Hermano’ se ha enfrentado a nivel judicial al que fuera chófer de Isabel Pantoja, ya que no está dispuesta a aceptar ciertas situaciones, mucho menos a que lo hagan sus hijos. Aunque queda mucho camino por delante, esta semana Sandra recibió un fuerte varapalo: su expareja había sido absuelto de de los delitos de violencia de género denunciados por ella en el pasado. Fue acusado por amenazas e injurias leves por insultos y amenazas a la madre de sus pequeños, sin embargo, el magistrado según reza en la sentencia considera que en estas expresiones no «había ánimo de injuriar ni de amenazar» y que, además, se produjeron durante una discusión entre el padre y su hija. Indignada con la resolución, Sandra Crespo se confiesa con SEMANA: «Estoy indignada y destrozada. No se hizo justicia…hay hechos probados y le absuelven. Es indignación total».

Sandra Crespo
Redes sociales

Hablamos de una denuncia que ella interpuso en el año 2019, justo cuando Jesús no podría acercarse a Sandra Crespo, pues había una orden de alejamiento que se lo impedía. Todo sucedió cuando el 4 de octubre de 2019, Jesús González llevaba a su hija en su coche y tras un control de la Policía Local comprobaron que él no tenía puntos en su permiso de conducir. En ese momento, él aseguró que tanto Sandra como su hija habían alertado a los agentes previamente de que estaba conduciendo sin carnet, una bronca en la que reinó la tensión hasta tal punto que la pequeña, presa del pánico, grabó a su padre con su teléfono. Esta grabación fue aportada en la denuncia y en ella se escuchan expresiones por parte de Jesús como «me pareces tan absurda, qué horror de niña, basura, asquerosa o traicionera». Insultos que han sido probados, pero los cuales el juez considera como «delitos provocados».

Así lo explica ella: «El juez habla de un posible delito provocado porque dice que ella pidió a Jesús que fuera a buscar a la niña. Claro, hay un régimen de visitas y esa tarde le tocaba a él…Él ese día iba acompañado en el coche y cuando le paran y le pilla la policía local le dice a su acompañante cuando él conducía que coja su compañero el coche. Delito provocado sería si hubiera denunciado antes a este señor, pero el hecho de que le diga que venga a recoger a su hija conforme lo que dice en el convenio no significa que yo le estoy incitando a un delito de conducir sin carnet. El hecho de que la niña denuncie a su padre y el padre lo sepa tampoco le daría derecho a insultarla».

Sandra Crespo
SEMANA

El defensor de Sandra Crespo no alcanza a comprender la resolución y, por ello, ya están trabajando en el recurso. «La sentencia es muy reciente. No puede ser que él llame a su hija «basura» y que diga que esos hechos no tienen trascendencia penal. Eso es una barbaridad. Si oyes el tono del audio de en qué tono lo dice porque es especialmente agresivo…era para que la niña estuviera aterrorizada. No puede hacer ese tipo de comentarios», apunta Sandra. Jesús también fue acusado por postear estados de WhatsApp que a sus hijos les resultaron cuanto menos alarmantes, ya que, aunque no nombraban a su madre, consideraron que era su clara destinataria. «Empieza la guerra, cuando pase todo esto viviréis el mayor infierno de vuestras vidas», escribió él.

Tanto Sandra como su abogado, Francisco González, están esperanzados en que finalmente sea condenado, eso sí, ambos tienen claro que habrá que esperar algunos meses para ello. Por su parte, Sandra explica a este medio que los últimos años para ella no han sido fáciles en absoluto, siendo muchos los golpes que le ha ido dando la vida. «Me separo de esta persona con 3 niños, sin trabajo y con 5 euros en el banco. Imagínate la situación y lo que yo estaba viviendo. Gracias a Dios he encontrado un trabajo y ahora estoy en producción…He hecho varias películas y así salgo adelante. Me he buscado la vida después de que me viniera un desahucio, me cortaron la luz, el agua…He salido adelante, pero no voy a consentir este continúo maltrato», comenta. Con un hilo de voz y echando la vista atrás sobre el camino recorrido, Sandra desvela que no se rendirá ni por ella ni por sus hijos: «Lucharé porque no le hagan a mis hijos lo que a mí me han hecho. Mi hija me ha dicho que le trata como me trataba a mí». 

El desahucio que Sandra nos relata fue desolador. Nos explica que cuando ellos eran pareja él se encargaba de pagar el alquiler y hablar con el casero, lo cual dio un giro cuando a él le ponen una orden de alejamiento contra ella. Entonces, a Jesús le obligan a abandonar la casa y a ella un juez de familia le otorga una vivienda para vivir con sus 3 hijos. Poco después el casero acudió a esta propiedad reclamándole más de 16.000 euros, ya que Jesús González, según Sandra «no había pagado nada». «Se me corta primero el agua. Al poco tiempo llega una carta con un desahucio. Ha vendido todos sus coches y yo he estado un año y medio sin poder disponer de ninguno. Con 3 niños y sin coche ha sido una locura», señala a este medio.