SEMANA ha entrevistado a Paul Alone, el joven talento que ha conquistado el corazón de Paz Padilla y que promete arrasar  en las listas de ventas


Paz Padilla y Anna Ferrer están viviendo con mucha ilusión la creación de su nueva colección de bolsos, No Ni Ná. Un proyecto que ambas han cuidado hasta el más mínimo detalle y que presentaron el pasado miércoles, en el conocido restaurante Pólvora, ante la atenta mirada de amigos y periodistas. Una presentación en la que el Centro Médico GF se encargó de testear a todos los asistentes y que contó con el cantante Paul Alone, como maestro de ceremonias . El músico interpretó en directo una canción en homenaje a la tierra de Paz, Cádiz, que logró emocionar de manera desconsolada a la presentadora de Sálvame.

GTRES

“Él vivió durante meses en Zahara de los Atunes y se enamoró de nuestra tierra. Es un cielo y le agradezco mucho que haya querido estar aquí con nosotras, viniendo desde Barcelona. Tiene un aura muy bonita”, explicaba emocionada la humorista. Una vez concluida la presentación, SEMANA ha tenido la oportunidad de entrevistar al artista y conocer, un poco más, a este joven talento que promete comerse el mundo. Y es que Paul, además de ser una de las sorpresas musicales de 2019, ha conseguido superar en más de una ocasión el millón y medio de reproducciones en Spotify, con sus canciones Quiero abrazarte, Cuando todo acabe y Me olvidé de lo bueno, y más de dos millones de visualizaciones en Youtube.

Hemos sido testigos de la complicidad tan bonita que tienes con Paz Padilla y Anna Ferrer ¿Cómo surgió esta oportunidad de cantar para la marca “No Ni Ná”?
Esto surge a través de Ana (Ana de Miguel, mánager de artistas) que nos pone en contacto y es cuando sale la canción de “No valgo para ciudad”, que se la dediqué a Cádiz. Eso para ella fue muy especial y vio que encajaba muy bien en el proyecto. De ahí surgió un poco todo.

Paz Padilla se ha emocionado, especialmente, con este tema que has presentado delante de todos los asistentes ¿Te esperabas esta conexión tan fuerte?
Me ha hecho ilusión a mí también. La verdad es que no me lo esperaba. Realmente me ha impactado porque muchas veces no eres realmente consciente de las cosas que estás creando y cuando ves a la gente emocionarse, pues es precioso, la verdad.

GTRES

¿Qué significa Cádiz para ti?
Te lo resumiría en paz y tranquilidad. La vida de músico, es una vida que, de por sí, ya tiene mucho movimiento, viajes, grabaciones, conciertos… Entonces, claro, lo que necesitaba en mi día a día era todo lo contrario y lo encontré en Cádiz. Viví mes y medio allí y me sirvió para encontrar la paz y la tranquilidad que necesitaba. Me encontré con mi verdadero yo. Aunque estaba acompañado me sentía en la nada y acompañado de mí mismo. Eso te hace pensar mucho y ver la sencillez de todo. Pensé mucho en mí y en lo que quería y en lo que no.

Eres un cantautor muy completo. Además de cantar y componer, también te dedicas a la fotografía.
¡Exacto! Yo soy músico por error. Yo iba a ser director de fotografía. Ese era mi sueño, ser director de fotografía, enfocado al mundo del cine. De hecho, yo estaba estudiando cine, cuando la vida, no sé por qué, me dijo: “no, música”.

¿Y cómo llegó la música a tu vida?
Cuando estaba en Madrid, estudiando cine, rompí con una ex pareja. Entonces, aunque yo ya tocaba y escribía, no me lo había tomado nada serio, pero a raíz de esa situación, comencé a escribir y a componer sobre cómo me sentía y fue como un primer contacto que me marcó. Creo que la respuesta de la gente fue clave para que me decidiera por este mundo y no por el otro.

Me sorprende mucho tu manera de componer
Yo no sigo ningún ritual. Realmente todo lo que me va pasando lo voy apuntando en las notas del móvil y cuando llega el momento, de repente, miro y digo: “joder, pues igual esto tiene pinta de sonar a música”.

GTRES

En tu repertorio se encuentran dos temas que han hecho bastante ruido en el panorama musical. Uno de ellos es “Pequeña”, una canción que le compusiste a tu novia antes de irte a vivir a Cádiz ¿Cómo surge?
Es una declaración. Llevábamos un año conociéndonos y no sabíamos qué hacer. Andábamos entre Pamplona y Barcelona y le propuse irnos a un punto intermedio, Cádiz. Y la manera de declarárselo fue a través de esta canción. El estribillo dice: “quiero irme contigo a vivir”.

El otro, es uno de temática totalmente diferente, “Te voy a echar de menos”
Esta canción va dirigida a las situaciones que se crean en la vida. De este tema suelo hablar poco, porque me gusta que haga ruido la interpretación que le dé el público. Yo, lo que sí he dicho, es que no se la escribí a ninguna persona.

¿Cómo estás viviendo como artista la situación producida por la pandemia?
Bueno, mi planteamiento es el siguiente, no sé qué va a pasar, así que puedo hacer dos cosas, plantear una situación hipotética en la espere que pase algo para actuar o que actúe. Así que he decidido sacar toda la música que pueda, para cuando vuelvan los conciertos, ir a fuego.

Anna

¿Tienes muchas ganas de reencontrarte con tu público?
¡Muchas! Una canción se hace doblemente grande cuando la cantas con el público. Necesito eso, cantar con mi público. Esa sensación es muy bonita.

¿Qué sueños te gustaría alcanzar dentro del mundo de la música?
Uno de mis grandes sueños es triunfar en Latinoamérica, porque musicalmente me inspira mucho. La música de allí es magia para mí. Poder acercarme y vivir su cultura de primera mano sería un sueño.