SEMANA se ha puesto en contacto con alguien del entorno de Nacho Vidal después de que haya sido detenido por homicidio imprudente.


Este miércoles Nacho Vidal se convertía en uno de los protagonistas del día. Saltaba a los medios de comunicación que el actor de cine porno había sido detenido por la Guardia Civil por homicidio imprudente tras someter a un fotógrafo a un rito chamánico para ayudarle a superar la adicción a las drogas. La víctima era José Luis Abad y terminó falleciendo después de que se le sumistrara un veneno obtenido del sapo bufo que le provocó un infarto de miocardio. Su detención tuvo lugar lugar el pasado jueves, aunque tanto Nacho como otra dos personas han sido puestas en libertad provisional después de haber comparecido en el Juzgado de Instrucción número 2 de Xàtiva (Valencia). Aunque Vidal permanece ilocalizable y no responde a las llamadas, SEMANA ha conseguido ponerse en contacto con una persona de su entorno.

Su círculo se encuentra muy sorprendido con la noticia y es que la muerte de José Luis en un principio se creyó que era accidental. Se produjo hace once meses en la casa que Nacho Vidal posee en Enguera (Valencia) y tras varios meses de investigación se ha detenido a Nacho y a sus supuestos cómplices, una detención que iba a tener lugar en el mes de marzo, pero que se retrasó por el estado de alarma. Esta fuente que, prefiere no revelar su identidad, nos transmite su asombro: «Yo no me imaginaba esto, ni mucho menos». Eso sí, nos confiesa que era muy común que Nacho Vidal ofreciera este tipo de ritos a amigos y conocidos: «Me ha invitado mil veces a este tipo de ritos, pero nunca he ido. A mí y a mucha gente». De hecho, este testimonio apunta exactamente al mismo rito que supuestamente terminó quitándole la vida a este reconocido fotógrafo, el del sapo bufo.

En este tipo de ritos, según revelan a este medio, toman este alucinógeno tan potente en una ceremonia de sanación, cuya duración suele ser de entre 15 o 20 minutos. Los propósitos suelen ser curativos y consiste en fumar la bufantoína en una pipa de cristal, sin embargo, llega a producir en ocasiones cambios en el cuerpo como la taquicardia, la pérdida del conocimiento o incluso la muerte, tal y como le sucedió a José Luis Abad.

Las primeras palabras de Nacho Vidal

A pesar de que el actor de cine X se encuentra en libertad provisional, al igual que su empleada del hogar y un familiar, tienen retirados los pasaportes y tienen la obligación de personarse cada día en los juzgados. Además, están a la espera de que se celebre el juicio en plena tormenta mediática y, por el momento, sin intención de hacer declaraciones. Tanto es así que ‘Ya es mediodía‘ ha conseguido hablar con Nacho Vidal, pero ha declinado responder a cualquier pregunta sobre él: «No estoy hablando con medios. Te pido perdón y respeto». Así zanjaba y evadía el espinoso asunto que en estos momentos sobrevuela sobre el actor. En sus redes sociales, tampoco ha querido pronunciarse ni dejar alguna explicación al respecto.

Habló sobre ello en un vídeo de Youtube

El propio Nacho Vidal habló hace más de dos años sobre esta sustancia en un vídeo en su canal de Youtube que tiene casi 40.000 visualizaciones. «Yo había visto a Dios, tenía el Santo Grial y quería que todo el mundo lo viera». En él recomendaba esta sustancia a todo el mundo «para conectar con la tierra y la madre naturaleza (…) Cuando tomé el sapo me morí; vi mi muerte y no tengo miedo a la muerte», dijo. La primera vez que lo probó fue en Ibiza y su curiosidad llegó a través de un amigo y un hermano que estaban «enganchados a la base y a la heroína» desde hacía años, pero tras lo que terminaron recuperándose. «Desconecté de una manera que no entendí lo que pasó, ni el tiempo que estuve ni nada», aseguró Nacho.

En ese instante, defendía su uso porque, según su parecer, creía firmemente que «quitaba las adicciones, los apegos, ni coca, ni alcohol, ni pastillas para dormir, ni café ni Coca-cola, ni azúcar, ni sal» y señalaba que «con el sapo he conseguido la felicidad completa, la paz de mi espíritu». «Recomiendo a todo el mundo que lo pruebe una vez y que intente conectar con lo que realmente importa: la tierra, la madre naturaleza y te vas a dar cuenta de que fumando el sapo, me he encontrado con mi espíritu, con mi alma», decía Nacho en el citado vídeo. Lo que entonces no imaginaba era que meses después este asunto le podría provocar estar entre rejas y envuelto en una polémica de la que, de momento, se desconoce el final.