Guillermo de Holanda, un sex symbol con su nuevo look

Los Reyes holandeses han vuelto de las vacaciones y lo han hecho por la puerta grande. El rey Guillermo de Holanda ha reaparecido con un cambio de imagen, de lo más favorecedor que le ha quitado muchos años de encima. Este 11 de septiembre han tenido una cena de gala donde tanto Máxima como Guillermo se mostraban de lo más guapos.

Máxima y Guillermo acapararon todos los flashes en una cena de gala

Máxima de Holanda lució espectacular con un vestido, que ya ha llevado, de estilo romántico, en azul, con pequeñas flores en tejido de gasa. Se trata de un diseño de Luisa Beccaria, que ha sido de los más aplaudidos por los holandeses durante los últimos años.

Mientras que Guillermo de Holanda lució un esmoquin que le sentaba como un guante. Pero lo más llamativo ha sido su cambio de imagen. El Rey se ha dejado crecer la barba y ha perdido unos kilos, lo que ha hecho convertirse en un sex symbol. Un look que no ha pasado desapercibido.

El nuevo cambio de imagen de Guillermo de Holanda

Lo cierto es que fue el pasado mes de agosto cuando Guillermo de Holanda sorprendió con este cambio de imagen, que realmente le sienta muy bien. Después de disfrutar más de un mes de vacaciones privadas en familia junto a sus tres hijas, Amalia, Alexia y Ariane, los Reyes ya han regresado al trabajo.

A pesar de que su físico se ha visto sometido a un gran cambio, lo que más ha llamado la atención a los medios de comunicación es su barba. Y es que nunca antes Guillermo de Holanda habría aparecido en un acto oficial sin afeitarse.