Diego Matamoros siente mucho por Carla Barber y lo demuestra el último paso que ambos se han atrevido a dar nada más empezar su relación.


La relación sentimental de Diego Matamoros y Carla Barber ha sido otro de los bombazos de la cuarentena. Guardando la distancias con el romance confirmado de Alfonso Merlos y Alexia Rivas, esta es otra de las noticias inesperadas de estos meses en los que hemos tenido que estar confinados. El hijo de Kiko Matamoros y la doctora estética están muy ilusionados y lo gritan a los cuatro vientos a través de sus redes sociales, un sentimiento que ha llevado a Estela Grande a iniciar el proceso de divorcio. Según ha podido saber SEMANA, se han puesto las manos a la obra para repartir todos sus recuerdos y propiedades. Más aún si se tiene en cuenta que la unión de Diego y Carla cada día es más sólida, hecho que se demuestra en una de las últimas stories que Carla Barber ha publicado en su Instagram. Y es que la pareja compartió una cena con la madre de la médico, por lo que ya se puede decir con rotundidad que Diego ya conoce a su suegra, Rosa Barber, la mano derecha de la joven. «Con la mejor compañía», escribió junto a sus dos nombres en la red.

Sin especificar el restaurante, Carla compartía este lunes uno de los platos que tanto ella como sus acompañantes degustaron en la noche de Madrid. Después de unos días en Canarias, donde ella posee otra clínica estética, Barber y Diego intentan aprovechar el máximo tiempo juntos, pero no solo en solitario. Comparten momentos con amigos y familia, eso sí, en un tiempo récord. A pesar de que la pareja hace poco que comenzó a conocerse, entre ellos todo va viento en popa. Tanto es así que Carla se lleva de maravilla con Laura Matamoros, incluso antes de conocer a Diego, pues la influencer se realiza multitud de tratamientos en su clínica, los cuales además publicita en sus redes sociales.

Carla y Diego Matamoros han enterrado su pasado

Ambos son muy familiares, en especial Carla quien mantiene una fantástica relación con sus seres queridos. Tras divorciarse de Camilo Esquivel, médico del que se separó antes del primer año de matrimonio, la canaria se refugió en sus dos hermanos y en sus progenitores. Aunque no desveló los verdaderos motivos de su separación, la joven de 30 años ha logrado pasar página, al igual que Diego Matamoros tras su fallido matrimonio con Estela. En muy poco tiempo han logrado encajar a la perfección y así se evidenciaba en las imágenes que SEMANA publicó en exclusiva hace algunas semanas. Derrochaban pasión y en cada uno de sus gestos se hacía patente lo que están sintiendo por el otro, algo de lo que se hacen eco en su Instagram en cada una de sus dedicatorias públicas.

Diego Matamoros Carla barber

A pesar de que hace poco Diego confesó a SEMANA que Estela había sido el amor de su vida, parece que Carla ha roto por completo sus esquemas. Quién sabe si volverá a pasar por la vicaria con ella.