La joven ha visto el estado actual de la que fuera la casa de su madre, conocida popularmente como ‘Villa Jurado’.


Una tarde más, Gloria Camila ha hecho frente a las últimas novedades sobre su familia en el plató de ‘Ya son las ocho’. En el programa de Sonsoles Ónega, la joven ha hablado del estado de abandono de Montealto, la casa que su madre, Rocío Jurado, tenía en la exclusiva urbanización de La Moraleja. Una vivienda que actualmente es propiedad de una entidad bancaria y que está siendo okupada por la persona que compró la propiedad tras fallecer la chipionera.

Montealto fue el hogar de la cantante hasta su fallecimiento. Y el refugio en el que la gaditana y su familia vivieron momentos felices. «La vida allí era muy feliz. Muy alborotada porque ella era todoterreno. Era una persona que quería siempre tener la cada llena de gente, de amigos», ha recordado Rosa Benito. Actualmente las persianas están completamente echadas, la piscina vacía, los suelos de la entrada rotos y el jardín descuidado. Su sobrina Gloria Camila tiene recuerdos difusos de la mansión.

«Esa casa es una pasta y no tenemos ese dinero»

«No sabía que estaba tan estropeada. Yo con ese jardín cuidaría muchísimo las plantas. Poco te puedo decir. Sé que le hombre la compró en 2008 y con esto del Covid y la crisis, el hombre no ha podido seguir pagándola. La casa pertenece al banco», ha lamentado. A continuación añadía: «Hoy Laura Fa ha comentado que si tanto echábamos de menos los recuerdos y la casa y que por qué no la hemos comprado ninguno». Así, explicaba el motivo por el que nadie de su clan se ha hecho con la vivienda: «No la hemos comprado porque en el testamento mi madre ordena que la casa debía venderse en dos años y que no podría ser comprado por ningún miembro de la familia. Además, es una pasta y los familiares ese dinero no lo tenemos. Además, nadie va a faltar a lo que mi madre quiso en su día».

Telecinco

Gloria Camila ha respondido también a unos comentarios de María Patiño sobre sus lágrimas al ver a su hermana desembalando los enseres de su madre. «No lloro porque me dé pena mi hermana. Yo lloro porque cuando veo los retratos de Nueva York retrocedo al pasado y lo recuerdo. Lloro por los recuerdos del pasado. Dije a continuación que me daba pena que la situación estuviese así», ha aclarado.

Sobre su reunión con Rocío Flores tras el estreno del tráiler del nuevo programa de Rocío Carrasco ha dejado claro que se vieron porque su sobrina y Antonio David Flores querían visitar a Ortega Cano tras su ingreso hospitalario. «Rocío estaba en Madrid y ella quería ver a su Tete (el torero). Desayunamos, nos tomamos un café y ya. No quedamos para hablar de nada. Eso sí, mi padre llamó a Rocío para darle todo su ánimo, apoyo y decirle que le quiere mucho. A Rocío Flores», zanjaba.