Gloria Camila Ortega está radiante de felicidad. Y no es para menos. El amor le sonríe y las polémicas que sucedieron a su ruptura de Kiko Jiménez le encumbraron más si cabe. A pesar de todo lo que se dijo de ella y de demostrarse supuestamente de que ella fuese infiel a su expareja, las malas formas de este a la hora de actuar en los realities ‘GH VIP 7’ y ‘El tiempo del descuento’, han terminado por ofrecerle el favor del público a la hija de José Ortega Cano. Pero, si esto no fuese suficiente triunfo en sí, además ha encontrado de nuevo el amor.

Mientras que Kiko Jiménez hace peripecias para salvar su relación con Sofía Suescun, siempre rodeado de polémicas y muchas críticas, Gloria Camila está tranquila. Ella presume de amor sin condiciones, pero sin hacer demasiado ruido más allá del cariño que siente ya por un joven de 28 años que le ha devuelto la ilusión por la vida. Lo hace a través de una foto en las que aparece dándole un sincero beso en la mejilla, mientras que su enamorado no puede evitar sonreír.

Y aunque la foto sea muy tierna en sí, quizá lo mejor está en el texto que ha acompañado a su romántica imagen. Gloria Camila hace suyas las palabras de amor que se encierran en una de las míticas canciones de Vanesa Martín: ‘No matemos el tiempo’. Una canción que le dedica a su chico y que dice así: “Con este sol que me devuelve la vida. Apenas recuero mis naufragios. He de reconocer alguna caída, que me ayudó a subir más peldaños. Todo va cambiando. El Gobierno y la gente. Ciudades de paso y bocas que mantienen. Cuando dicen que viven, cuando dicen que sienten. Amor mío abrígame, que esta noche ha refrescado. Otro año paso ya y sigo queriéndote tanto. Estas manos ya no son fuertes, ni tampoco tersas. Amor mío abrígame, vuelve a ser mi primavera”.

Curioso es que Gloria Camila haga referencia a que el “sol que le devuelve la vida”, en alusión a su nuevo novio, le hace olvidar “mis naufragios”, aunque no se olvida que ha tenido “alguna caída”, que aquí vendría a ser Kiko Jiménez. Su relación de cinco años parecía ser estable, pero nada más conocerse su ruptura y que Kiko acusase a su chica de infidelidades, a la vez que empezaba a salir con Sofía Suescun, hizo que todo dejase de parecer tan ideal.