Desde que recibió las cajas llenas de pertenencias de su madre que le envió Rocío Carrasco, Gloria Camila está feliz. Haber recuperado parte del legado de la cantante, que llevaba 13 años guardado en un guardamuebles, le ha permitido desempolvar recuerdos y revivir los tiempos felices que vivió junto a sus padres.

«Ya no queda casi nada por abrir y la verdad es que estoy contenta con el contenido», ha contado este jueves en ‘Ya es mediodía’, donde trabaja como colaboradora. Asimismo, ha recordado que aunque inicialmente José Ortega Cano se negó a recibir las cajas de la chipionera, finalmente accedió a quedárselas: «Hablamos con quien teníamos que hablar, llegamos a un acuerdo y se hizo entrega de las cajas. Hablamos con la productora y facilitaron la entrega de las cajas y se pudo recogerlas». Las conversaciones se produjeron a través de la empresa audiovisual responsable de los especiales de Carrasco porque ella no «habla directamente» con su hermana.

Así se sintió al abrir las cajas: «Me harté de llorar»

Ahora, por primera vez, la joven ha enseñado al público qué había en el interior de esas cajas. Además de muchas fotos, cuadros y retratos de familia, también había «dibujos, juguetes sin abrir» como «una Barbie y un caballo con caja y todo su kit». La hija de ‘la más grande’ ha destacado que en su infancia «me encantaban las Barbies, las cajas registradoras, los joyeros, los diarios secretos». 

De todo lo que ha encontrado en los embalajes, Gloria Camila ha enseñado a las cámaras «una foto de unas vacaciones en barco en Miami» que le ha evocado instantes de felicidad. «Esa tarde me harté de llorar».

Gloria Camila (4)
Telecinco

La colaboradora ha explicado que algunos de esos recuerdos los ha visto junto a su padre: «A mi padre, todo lo que le pregunto tiene respuesta. De ese viaje (a Miami) sé que estaba mi tía Conchi, estaba también mi hermano. Es un viaje del que no he tenido mucho que preguntar. Muchas fotos me las ha explicado».

«Los juguetes sin abrir los voy a dejar para mis futuros hijos»

Ahora, sabe por fin qué hacer con todos los valiosos recuerdos que ha recuperado después de tanto tiempo: «Los juguetes sin abrir los voy a dejar para mis futuros hijos. Quiero tener hijos y siempre me querré casar», sentenciaba. Al final del programa de Sonsoles Ónega denunciaba la voracidad de las críticas que suele recibir en las redes sociales: «Cuando hablo de los insultos que recibo no exagero».

Eso sí, de su posible relación -o reconciliación con su hermana- no ha querido pronunciarse. Siguen sin dirigirse la palabra, pero Gloria Camila cree que es Rociíto quien debe dar el primer paso hacia la reconciliación.