En su sección de Sálvame, la colaboradora ha enviado al infierno a la actriz por un gesto que no le ha gustado nada.


Al igual que muchos españoles, Paula Echevarría ha disfrutado de la apertura de los pequeños comercios en España. Una de las medidas de la desescalada establecida por el Gobierno para abrir de manera gradual establecimientos como la peluquería. Así, la actriz y su novio, Miguel Torres, acudían el pasado fin de semana a su centro de estética habitual para someterse a sendas rutinas de belleza. Hasta ahí, todo transcurría con total normalidad.

Su entrada al salón de belleza hubiera sido una de tantas que ha realizado a lo largo de su vida. Pero en esta ocasión su visita, y todos los detalles previos a su acceso al recinto, no ha pasado desapercibida. La prensa gráfica aguardaba en la entrada del edificio. De este modo la han inmortalizado protegiéndose de un posible contagio ante el Covid-19 cubriendo su rostro con mascarilla y protegiendo sus manos con guantes de látex.

Cuando Paula llegaba al centro, había otra mujer esperando frente a la puerta para poder entrar en el centro. El primer impulso de la intérprete fue entrar sin prestar demasiada importancia a la mujer que ya estaba aguardando en la acera. La clienta le ha recordado que era preciso contar con cita previa: «Hay que esperar». «¿Hay que esperar aquí? Yo tengo cita, ¿eh?», le decía la actriz. En cuanto abrían la puerta, una empleada le daba indicaciones a Paula para que entrara, por lo que accedía en las instalaciones veloz como un rayo.

Quizás la hora de la cita de Paula fuera anterior a la de la otra clienta, pero lo cierto es que, a la vista de las imágenes, muchos lo han interpretado como un feo gesto por parte de la asturiana. Otros lo han valorado como trato de favor por el hecho de ser un rostro conocido.

Lluvia de críticas a Paula en las redes

La escena apenas duró unos segundos, pero ha sido tiempo suficiente para que le hayan llovido las críticas en las redes sociales. «Paula es una maleducada, te crees el ombligo del mundo. Que se acuerde de sus raíces. Hay que ser más humana y buena persona», «Tenía que haber dejado pasar a la señora»o «es una estúpida prepotente» son algunos de los comentarios que se han escrito reprochándole su actitud en Twitter.

Después de varias horas en el establecimiento, Paula salió sonriente y satisfecha después de haberse sometido a una merecida puesta a punto después de dos meses de reclusión total en su domicilio. Aunque hizo declaraciones, se limitó a responder a los reporteros que «de todo aprendemos» y que ahora «lo importante es la salud».

Mila critica a la actriz y la manda «al infierno»

Mila Ximénez ha criticado el gesto de Paula, a la que ha mandado al infierno en ‘El juicio de Mila’, su sección de ‘Sálvame’. Cada semana emite su particular juicio, y manda al cielo o al infierno a los personajes protagonistas del universo mediático según su actitud. «Ella entra como un soldado de caballería. Y mira a la señora con cara de asco: ¿Tú qué haces aquí? Mira la cara que se le ha quedado a la pobre señora porque la otra pasa».

Jorge Javier Vázquez defiende a Paula Echevarría

Al escuchar sus argumentos, Jorge Javier Vázquez se ha mostrado en total desacuerdo con su compañera. «Si llegas y hay cuatro o cinco fotógrafos miras hacia abajo, ¿o no?… Si la hacen pasar: ¿qué hace? Ese centro lo conozco perfectamente, que está enfrente de mi casa, no solo se hacen los pelos. Se hacen mil cosas más. Y a lo mejor la señora tenía cita para otra cosa. Esto es como cuando vas al médico y te dice: ¿Es para recetas o para visitas?».

«¡Las has mandado al infierno porque le tienes envidia porque es la segunda vez que la envías al infierno! Es que a lo mejor las van a atender dos profesionales distintas y la de Paula se ha quedado libre. Lo impugno, le voy a quitar esta sección porque no me gustan las injusticias», le espetaba el de Badalona a la sevillana, indignado. Ésta le respondía, tajante: «Me da lo mismo, yo no la hago, pero tú no te puedes meter en esta sección. Este no es tu negociado. ¡Tú presentas, pero esta sección es mía! ¡Haz tu trabajo y yo el mío!».