Francisco Rivera tiene varios frentes abiertos y mucho se ha hablado en las últimas semanas del legado que le dejó su padre. ¿Qué tiene que decir?


Francisco Rivera asistió este pasado jueves por la tarde a la presentación de un nuevo producto de carne en Sevilla, un sector donde el diestro tiene negocios. De la mano de su querida Lourdes Montes repasó alguno de los temas que ocupan su actualidad. Por ejemplo, la herencia que le dejó su padre o la relación de Paquirri con Isabel Pantoja.

El torero se mostró visiblemente molesto cuando se le pregunta si ha habido algún cambio en lo que a la herencia de su progenitor se refiere y comentó que sólo le había quedado una cosa de su padre: «Creo que ya se ha hablado bastante de eso. No ha habido ningún cambio, pero seguir hablando del tema… es el derecho al pataleo lo que tengo. Cuando quiera ejercer otra vez ese derecho, lo ejerceré. Pero poco más se puede hacer», afirmó con contundencia.

Lo que no quiso entrar a valorar por haberlo hecho ya antes fue la relación que mantenían Pantoja y Paquirri, después del duro mensaje que dejó hace algunas semanas: «De eso ya he hablado también», comentó algo enojado.

Otro asunto encima de la mesa es el bautizo del pequeño Curro. Francisco Rivera y Lourdes Montes no encuentran fecha: «Lo del bautizo es un desastre. Yo quiero intentar que sea antes de las vacaciones porque si no vamos a bautizar al niño y va a ir andando (…) es que es complicadísimo: un bautizo de un amigo, de mi hermano, los compromisos, festivales taurinos que he tenido, la feria de Lourdes, el Rocío… lo hemos dejado pero, vamos, vive en pecado el pobre», dice con ironía el torero.