Durante varios meses, Francisco Rivera y Cayetano Rivera han estado en guerra contra Isabel Pantoja, aunque ahora las aguas parece que se han calmado


Han sido meses muy complicados para Isabel Pantoja, que ha estado en el ojo del huracán. Durante este tiempo ha recibido diferentes requerimientos notariales por parte del abogado de Francisco Rivera y Cayetano Rivera, Joaquín Moeckel. Además, también se hizo pública la intención de que su hijo, Kiko Rivera, tomara acciones legales contra ella. Ahora, parece que las aguas se han calmado y que la tonadillera puede respirar un poco más aliviada. Al menos por un tiempo. Y es que los hermanos Rivera Ordoñez han tomado la decisión de frenar los trámites contra Isabel Pantoja.

Piedad: el motivo por el que Francisco  y Cayetano Rivera hayan frenado la causa contra Isabel Pantoja

Los hijos de Paquirri llevan más de 30 años esperando a que la tonadillera les entregue los enseres personales del torero, que les dejó en herencia y que ella tiene supuestamente en Cantora. Además, ya se han cumplido seis meses desde que se los reclamaran a través de su abogado depositando un requerimiento notarial. A pesar de esto, Pantoja respondió a la petición aduciendo que esta se basa en un documento privado de 1987, que no recuerda haber firmado, y se remite a la escritura de partición. Ahora, esta guerra se queda aparcada por la decisión de los hermanos Rivera Ordoñez. Aún sin haber aclarado este asunto, ahora han tomado la decisión de aplazar su lucha contra la tonadillera.

Tal y como adelantan en ‘Look’, aseguran que se trata de una cuestión de piedad. «Me apiado de ella. A mi sí me importa la situación anímica de las personas y esta mujer me da pena», explica Moeckel, en representación de sus clientes Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez. “Esperábamos que respondiera, que fuera buena persona, que lo entendiera, que tuviera sentimientos. Ahora tiene mucho encima y viendo su situación, nosotros aparcamos. Esta señora está imputada en una querella en la que le piden 3 años de cárcel, tiene graves problemas con Hacienda, entre otros«, ha añadido el abogado.

GTRES

Es una decisión momentánea, pero la retomarán cuando vean conveniente

Además, el letrado ha querido recordar el momento tenso familiar que está viviendo la tonadillera por su mala relación con su hijo, Kiko Rivera, y el delicado estado de salud de su madre, Doña Ana. “Con todo lo que tiene encima, además de una madre enferma, nos da pena. No creo que vaya a atender una demanda civil de enseres”, asegura el abogado.

A pesar de esta decisión, esto no significa que Francisco Rivera y Cayetano Rivera tengan pensado abandonar la causa de manera definitiva. Aunque ha sido sorprendente que ahora hayan decidido aparcar la causa, es por el complicado momento en el que se encuentra Isabel Pantoja, pero que retomarán el proceso judicial cuando vean conveniente. Los hermanos Rivera Ordoñez quieren recuperar lo que aseguran que es suyo. Algo que llevan luchando desde la muerte de su padre y que ahora no van a dejar de hacerlo.

¿Llegarán a la vía penal?

Esta guerra lleva abierta ya más de medio año. El abogado ya explicó a SEMANA que en caso de no prosperar la vía civil, se pondría en marcha la vía penal, a la que los Rivera Ordoñez no le gustaría tener que recurrir para evitar males mayores para quien no deja de ser la madre de su hermano, Kiko Rivera, con quien ahora guardan una excelente relación. «Es cierto que la denuncia falsa prescribe, pero queda el dolo, la intención. Sin embargo, hay dos posibles delitos, el de apropiación indebida y el de desobediencia a la autoridad que están ahí. Si hay pruebas concluyentes, yo sí iniciaría un procedimiento penal«, comienza diciendo ante de señalar que hay que asegurarse al completo. «De momento, hay indicios de que esos bienes están en Cantora pero es imprescindible probar la preexistencia de estos bienes en la finca y la continuidad de los mismos».

GTRES

Esto se traduce que en el caso de que los hermanos Rivera Ordoñez no consiguieran recuperarse sus bienes por la vía civil, recurrirían a la penal y es ahí donde se plantea un futuro más oscuro para la tonadillera. Según el Código Penal por los posibles delitos de desobediencia a la autoridad y apropiación indebida le pueden caer hasta tres años de prisión en el caso del primer delito y hasta un año de prisión por el segundo. A pesar de esto, ahora mismo la causa está paralizada pero podrían retomarla en cualquier momento.