El diestro ha compartido un vídeo en sus redes para justificar el motivo por el que él y sus hermanos se trasladaron a Barbate para ver al hermano de Paquirri.


Hace un par de días, Kiko Rivera y sus hermanos Fran y Cayetano se trasladaban a la localidad gaditana de Barbate para visitar a su tío ‘Riverita‘, gravemente enfermo. El histórico encuentro de los hijos de Paquirri con su pariente no ha estado exento de polémica. Muchas voces se alzaron en las redes sociales contra el clan Rivera, ya que viajaron desde Sevilla hasta Cádiz cuando se había decretado el cierre perimetral de la capital hispalense. También ha habido restricciones de movimiento dentro de los municipios de la misma ciudad. El hecho de que se trasladaran de una ciudad a otra desató una oleada de críticas. ¿Se habían saltado las normas? Es la pregunta que muchos internautas se hacían y que, este jueves, Fran Rivera ha respondido de manera contundente.

«Mi tío José está con un tratamiento paliativo»

En un video subido a través de Stories, en su perfil de Instagram, el torero ha querido dejar claro que tanto él como sus hermanos realizaban esta visita por una causa mayor. «Entiendo la situación tan dramática que estamos viviendo y que, evidentemente, las leyes están para respetarse», decía. «Por desgracia nos hemos desplazado con una autorización del hospital de Cádiz porque mi tío José está con un tratamiento paliativo. Eso significa que está terminal. Por desgracia no es una buena noticia. Nosotros hemos ido a despedirnos porque nos puede dejar cualquier día, según dicen los médicos».

@f.r.paquirri

«Me da mucha pena tener que dar tantas explicaciones y desde luego tenemos todo», añadía el diestro en su vídeo.»Y si las autoridades lo piden vamos y enseñamos que estamos cumpliendo estrictamente la ley». Con sus declaraciones ha querido zanjar cualquier duda o especulación posible sobre los motivos del emotivo encuentro familiar en casa de su tío Riverita.

@riverakiko

En el emotivo encuentro de Riverita con sus sobrinos, que se prolongó durante más de tres horas, el hermano de Paquirri tuvo la oportunidad de charlar largo y tendido con Kiko Rivera y sus hermanos sobre su hermano, así como de anécdotas diversas de la familia. También pudieron echar un vistazo al álbum de fotos familiar, que para el DJ suponía un auténtico descubrimiento. La primera vez que vio a su tío fue en la boda de Cayetano con Eva González, y apenas había mantenido relación alguna con él.

Arancha Rivera, hija de Riverita, daba así el resumen de la cita en el clan Rivera. «Mi tío le ha regalado a Kiko hoy un capote que le ha encantado a Kiko y a Cayetano le regaló una montura que era de mi tío Riverita, no de Paquirri», señalaba. «Han estado hablando de cosas que no han podido hablar nunca, cosas muy emocionantes de mi tío. Han estado viendo fotos que nunca había visto, muchos recuerdos de su padre».

© Redes sociales.

Tras el encuentro, Fran Rivera explicaba con orgullo lo bien que había ido todo. «En el cielo hay alguien que debe estar muy contento. Venimos de ver a nuestro tío José que esta muy malito, hemos pasado un ratito muy agradable con él», decía. Kiko, por su parte, escribía en su perfil de Instagram: «Seguro que esa sonrisa se hizo realidad hoy en el cielo». Sobre su cara a cara con su tío paterno expresaba no ocultaba su felicidad: «Me quedo con lo vivido el día de hoy. Día inolvidable seguro». Asimismo, añadía: «Poco a poco, poniendo todo en orden».

Han sido días de muchas y profundas emociones para los hijos del desaparecido Paquirri. El propio Fran revelaba hace unos días que aún hay asuntos de los que no se siente preparado para hablar. ««Hay mucha gente que se ha portado tan mal que descansaré mucho el día que se le quite la careta a esas personas. Se me vienen pensamientos hacia mi padre, hacia mi hermano Kiko, que lo tiene que estar pasando complicado, mi hermano Cayetano, la lucha de mi madre», subrayaba. «Hay mucha gente que se ha portado tan mal que descansaré mucho el día que se le quite la careta a esas personas».