La colaboradora de televisión ha compartido su momento en la peluquería, hasta donde ha acudido junto a su hija bebé. Una foto que traerá polémica. ¿Había necesidad de acudir a este centro en compañía de la pequeña?


María Lapiedra no puede estar más feliz con la etapa que está viviendo. La colaboradora de televisión y su pareja, Gustavo González, dieron la bienvenida a su hija Mia el pasado 24 de abril, en medio de una situación complicada en el país por la crisis del coronavirus. A pesar de este delicado momento, que les obligó a abandonar el hospital poco después del parto, la pareja vivió un gran día.

Cuando quedan apenas unos días para que su hija Mia cumpla el primer mes de vida, María Lapiedra ha querido ponerse a punto. Desde que se declarara el Estado de Alarma en nuestro país el pasado 14 de marzo, muchos negocios han tenido que cerrar temporalmente para evitar la propagación del virus.

Entre estos negocios estaban las peluquerías, que ya abrieron hace unas semanas sus puertas. La apertura de estos centros de belleza ha llenado de alegría a muchas personas, que llevaban dos meses sin poder acudir a uno de ellos, bien para darse el tinte, para ponerse mechas, o simplemente, para cortarse el pelo.

María Lapiedra ha preferido esperar unos días, pero este pasado jueves cumplía con la necesidad y acudía a su peluquería de confianza para poner a punto su pelo. Lo hacía con su hija Mia. Y no dudaba en compartir una imagen colgada por el Instagram del centro, en la que aparece la colaboradora de televisión lavándose el pelo junto a la pequeña.

La foto puede traer polémica. Y es que la apertura de estos centros de belleza se tienen que llevar a cabo con estrictas medidas de seguridad. Tantos los trabajadores como los clientes tienen que llevar en todo momento la mascarilla, y al entrar tienen que lavarse las manos con geles hidroalcohólicos para desinfectarse.

Muchas personas se cuestionan si hay necesidad de llevar a una niña tan pequeña a un centro de belleza, sobre todo por los momentos que estamos viviendo. Parece que María Lapiedra se la ha tenido que llevar por un motivo de peso. Y es que la pequeña está comiendo todavía a través del pecho materno, por lo que tiene que estar al lado de ella en todo momento. En la foto, de hecho, María aparece dándole de comer a Mia.

 

 

La pareja fueron hace apenas unos días fotografiados mientras llegaban a la estación de Atocha de Madrid, después de haber estado durante la cuarentena en Barcelona, donde precisamente dieron a luz a su hija Mia el pasado 24 de abril. María Lapiedra y Gustavo González llegaron a la capital con todas las medidas de seguridad necesarias para coger un tren en tiempos de confinamiento.

Han sido unos días increíbles, que ahora siguen pero en un nuevo destino, Madrid, donde empiezan una nueva etapa en su vida después de dar la bienvenida al amor de sus vidas, su hija Mia.