La hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario ha subido la temperatura de Instagram con una imagen muy sugerente.


A medida que pasa el tiempo, Julia Janeiro adquiere cada vez más confianza en las plataformas sociales, donde es sumamente popular. Consciente de su poder como ‘influencer’, la hija de María José Campanario y Jesulín de Ubrique sabe aprovechar el tirón que le da su fama como personaje del corazón y también como princesa de las redes, donde la siguen 185.000 seguidores. 

La foto más aplaudida de Juls en las redes

La última imagen que ha compartido la joven da fe de lo segura que se siente de sí misma. Su foto con una camiseta ceñida de algodón que deja adivinar el piercing que lleva en el pecho demuestra que le encanta mostrarse tal y como es: guapa… y muy sexy. Su instantánea ha generado una oleada de piropos entre sus followers. «Guapísima», «precios», «bombón», le dicen, entusiasmados.

Instagram

Pero la sugerente instantánea con piercings a flor de piel no son los únicos que han provocado los aplausos de sus fans. En los últimos días, Juls ha hecho arder las redes con un sinfín de fotos en las que exhibe su anatomía de manera generosa y posa en bañador, enseña sus poderosas curvas y no teme presumir del lugar donde la espalda pierde su buen nombre.

«Como mujer puedo hacer y enseñar lo que me parezca»

Curiosamente, Julia ha eliminado todos los comentarios de aquellos posts en los que muestra de manera muy explícita la cara ‘B’ de su figura. O sea, que en las que aparece posando de espaldas a la cámara impide que se vea lo que opinan sus seguidores. El motivo de su drástica decisión han sido las críticas recibidas. No hace mucho, cuando subía una fotografía posando ligera de ropa, la criticaban duramente. «Eres muy joven para desnudarte tanto en las redes», le han recriminado.

Unas palabras ante las que Juls no se ha quedado callada. «Mensajes así me llegan continuamente», ha respondido. «Para empezar, como mujer, puedo hacer y enseñar lo que me parezca o no, como mujer, puedo tomar las decisiones que vea convenientes y como mujer, muchas de vosotras tendríais que evitar hacer este tipo de comentarios dañinos hacia otras mujeres. Queréis respeto e igualdad pero entre nosotras somos las peores. Lo mejor de todo es que todos esos comentarios que recibo vienen de mujeres que por edad podrían perfectamente ser mi madre e incluso mi abuelo. Hay que cambiar mucho el chip», zanjaba.