Un tatuaje con mucho significado para la colaboradora que recuerda también la importancia de creer.


Andrea Janeiro es, sin duda, uno de los grandes amor en la vida de Belén Esteban. La colaboradora adora a su única hija y esta vez se ha grabado a fuego en la piel una palabra con mucho significado. A través de las redes sociales, la de Paracuellos ha compartido su nuevo tatuaje que ha dejado a muchos boquiabiertos.

Instagram

Ahora, Belén Esteban tiene marcado su antebrazo con la palabra ‘Believe’. Ha compartido el resultado en sus historias de Instagram y ha acompañado la publicación de la canción homónima de Justin Bieber. Un auténtico himno para la legión de fans del artista, entre las que se encuentra su hija Andrea. Además, es un tema que está dedicado a todos los ‘Believers’.

Un tatuaje con mucho significado para la colaboradora en honor a su hija y que recuerda también la importancia de creer. Al menos esto es lo que indica el tema de Justin Bieber donde se alude a no dejar de creer para lograr distintos objetivos. El cantante canadiense también luce en su antebrazo izquierdo el tatuaje con la palabra ‘Believe’, pero con una tipografía distinta a la elegida por Belén Esteban, se lo hizo para celebrar el lanzamiento de su álbum homónimo.

Instagram

Nuevamente, Belén ha confiado en su tatuador de confianza, Keik Balcazar. Este contestaba a la publicación realizada por la colaboradora con el siguiente mensaje: «Siempre un gusto, Belén. Órale». A pesar de que intenta ser discreta en todo lo relacionado con su hija, Belén suele compartir con sus seguidores algunas imágenes de esta. En esta ocasión, ha rescatado una imagen que pertenece a la infancia de la joven. «Lo mejor de mi vida siempre serás tú», le dice. Recientemente durante una conversación con Kiko Rivera, se confesaba y añadía que era su «vida, lo que más quiero. Andrea es el mejor regalo que me ha podido dar su padre. Tener la hija que tenemos», señalaba con evidente emoción.

La «niña» de Belén

Calificaba a Andrea como una joven «muy buena y responsable» que acostumbra a regañarla cuando pierde en cierto modo los nervios. «Ya tiene 22 años y es una mujer, para mí es mi niña, pero es una mujer», dijo entonces. Desde que cumplió la mayoría de edad, Andrea manifestó sus deseos de no convertirse en un personaje público, algo que también le pidió a su progenitora para que no hablase de ella en televisión.

Instagram

A pesar de la popularidad de sus progenitores, la joven siempre ha intentado mantenerse en un discreto segundo plano. A los 18 años comenzó sus estudios universitarios en el extranjero, concretamente en el Birmingham Metropolitan College donde se matriculó en Comunicación Audiovisual.