La pareja ha disfrutado de un viaje a la tierra natal de la modelo: «Fue un lujo visitar la Alhambra casi en soledad», afirmaba Kiko.


Después de unos meses complicados marcados por una estricta cuarentena que Marta López ha vivido junto a su pareja, Kiko Matamoros, una de las primeras cosas que ha hecho ha sido realizar una escapada a su tierra natal, Granada, para visitar a su familia. La joven ha hecho partícipes a sus seguidores de algunos románticos momentos vividos junto al colaborador.

La ‘influencer’ ha calificado esta escapada como unos «días perfectos». Y se mostraba agradecida por lo vivido. No ha parado y aunque breve, este viaje ha contado con todos los ingredientes: reencuentros, salidas nocturnas, turismo… Marta ha compartido dos bonitas fotos en las que aparece muy acaramelada junto a Kiko. En una de ellas les podemos ver a punto de darse un beso en un enclave de excepción con la Alhambra de fondo. 

Para Kiko ha sido un auténtico «orgullo» viajar hasta Granada en compañía de su chica. Y así lo manifestaba a través de un comentario en Instagram. «Feliz en Granada. Fue un lujo visitar la Alhambra casi en soledad. Gracias por todo». Y es que, además de reencontrase con la familia, Marta también ha tenido tiempo de hacer turismo por los rincones más mágicos y no podía faltar una visita al símbolo de la ciudad.

La pareja ha viajado hasta la ciudad andaluza en coche y allí se instalaba en un exclusivo hotel. Precisamente desde la habitación del hotel, Marta compartía un momento íntimo desde la cama y definía cómo se siente con Kiko: «Relax», escribía junto a su definición. «El descanso y el permitirse a uno mismo conseguir la calma, descansar del trabajo o participar en una actividad agradable para llegar a estar menos cansado y con ansiedad». La escapada ha sido breve ya que Kiko debía volver a la capital para cumplir con sus compromisos profesionales en televisión.

Un año de amor

Marta y Kiko llevan un año de feliz romance. Hace apenas unas semanas celebraban su primer aniversario y lo hacían en pleno confinamiento. Ambos se hicieron un bonito regalo con motivo de la fecha, unos anillos con sus nombres grabados por dentro y el día en el que se conocieron.

Estos últimos meses, ambos han permanecido juntos en la casa que el colaborador tiene en el madrileño barrio de Salamanca. El colaborador ha seguido al pie del cañón cumpliendo con su trabajo en televisión a pesar del estado de alarma, mientras que ella se ha dedicado a estudiar y seguir en plena forma practicando deporte diariamente. Como buena ‘influencer’, a golpe de ‘click’ ha relatado parte de su día a día.