Hace apenas unos días, Diego Matamoros decidía pasar por quirófano para someterse a una intervención médico estética. El hijo de Kiko Matamoros decidía ponerse en manos de un experto para poner a tono su ‘six pack’. Se trata de una de las zonas de su anatomía de las que más presume en sus redes sociales y que últimamente, y muy a su pesar, no estaba en óptimas condiciones.

Hace unos días, el ex de Estela Grande se sometía a una liposucción abdominal para recuperar el vientre plano. El motivo por el que se animaba a pedir la ayuda de profesionales era que «se me ha quedado en el abdomen inferior una capa de grasa que no logro eliminar ni aunque baje yo mucho».

La liposucción, también llamada lipoescultura, es una intervención quirúrgica mediante la cual se extrae grasa acumulada en diferentes zonas del cuerpo. «Es una técnica buenísima», ha contado en su canal del MtMad. «Se llama Lipo Vaser o liposucción de alta definición. Es una técnica que permite extraer los cúmulos de grasas que tengas. No es como una lipo de antes que solo te quitaban. Ha avanzado mucho. Meten un láser con el que te marca exactamente todo el abdominal como si tú fueras al gimnasio», detallaba.

Diego Matamoros acude a revisión tras ser intervenido

«Yo siempre he tenido un buen abdomen, lo que pasa es que en los últimos dos años me he dejado mucho, en comparación a como estaba yo y se me ha quedado en la parte inferior una capa de grasa que no consigo bajar, ni aunque baje de peso y me quede delgado. Se me ha quedado ahí la grasa pillada», ha revelado el joven. Tras ser dado de alta confesaba en sus redes sociales que había pasado «más o menos normal» la primera noche. Eso sí, «con molestias, con dolor de agujetas, como si no hubiese ido al gym en muchos meses», revelaba.

Cuando han pasado varios días de convalecencia, Diego ha salido de su domicilio para regresar a la clínica donde le realizaron la intervención. Allí se sometió a una de las revisiones médicas posteriores a la lipo. Ataviado con ropa informal y deportiva, la camiseta de Diego marcaba las vendas que aún lleva en el vientre para proteger las pequeñas heridas postquirúrgicas.

Muy recuperado tras su costosa operación

Diego Matamoros ha anunciado que pronto mostrará el resultado de su liposucción con todo lujo de detalles. Hasta que llegue ese momento podemos intuir que todo ha ido bien. Aunque aún tiene la zona abdominal cubierta con gasas, sus imágenes en el centro de Madrid dan fe de que se recupera muy favorablemente y que su estado físico es estupendo. Al joven, que se define como «un chico muy coqueto» le cuidarse. Por eso tras abandonar el centro médico estético llevaba en sus manos una bolsa con productos cosméticos que, seguro, incorporará a sus cuidados diarios.

La operación de Diego está valorada en 4.500 euros y es una de las más solicitadas por numerosos hombres en nuestro país para eliminar la grasa acumulada y definir más la musculatura del abdomen.

1Preocupado por sus abdominales

2Diego, aficionado al deporte diario

3Presume de su cuerpo de escándalo en las redes sociales

4Así lucía su cuerpo durante sus vacaciones en Brasil, en febrero de 2019

5Un soltero de oro

6Un chico de lo más vanidoso

7Las fotos con las que entretiene a sus casi 350.000 seguidores

8Tan aficionado a cultivar la musculatura como su padre, Kiko Matamoros

9Suele mostrar su cuerpo desnudo en las redes sociales

10Muy satisfecho tras su última operación