«Me acompaña el mejor maestro, el silencio, y sobre todo mi hijo que me ilumina cada segundo con hilos de plata que me manda desde donde está», ha afirmado.


A tan solo cuatro días de echar el cierre a un año duro para todos, Ana Obregón volverá a ser protagonista de este 2020. Ya lo fue el pasado mes de mayo cuando dijo adiós a su único hijo, Álex Lequio. Además, en la Nochevieja regresará a la Puerta del Sol para dar la bienvenida al 2021 durante las Campanadas. La actriz y presentadora ha confesado cómo se prepara para uno de sus retos profesionales más difíciles. 

Instagram

«Aquí estoy en este atardecer navideño donde el cielo se tiñó de rojo como mi alma», afirmaba desde su perfil de Instagram. Reconocía que se encontraba «aislada» y estaba «meditando» con el único objetivo de transformar «el dolor en amor y de esa forma poder estar con todos vosotros dentro de 4 días en la puerta del sol». 

Su mensaje ha sido contundente: «Juntos despediremos este maldito año con ESPERANZA» y recordaba que no se sentirá sola. «Me acompaña el mejor maestro, el silencio, y sobre todo mi hijo que me ilumina cada segundo con hilos de plata que me manda desde donde está», concluía.

Instagram

Ana esta meditando, refugiándose en la naturaleza y también está leyendo. Se está sirviendo de la lectura para afrontar el duelo y entender el difícil capítulo que le ha tocado vivir. «Algunos de los libros que me han ayudado a entender la muerte, y por tanto la vida», explicaba a través de sus historias de Instagram. Mostraba diversos ejemplares que quizás puedan ayudar a otras personas que atraviesan su misma situación, entre ellos, ‘El plan de tu alma’ de Robert Schwartz, ‘Sobre el duelo y el dolor’ de Elisabeth Kübler-Ross y David Kessler y ‘El Libro Tibetano de La Vida Y de La Muerte’ de Sogyal Rimpoché. Este último fue uno de los que le ayudó a Paz Padilla quien este año ha sufrido la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal.

Sus primeras Navidades sin Álex

Están siendo unas Navidades muy difíciles para la actriz y presentadora, ella misma reconocía que no iba a celebrar la Nochebuena. «No puedo», contó en redes. «Pero eso no quita para querer desearos de corazón una noche llena de Paz, Amor y Salud. Sé que por las restricciones muchos pensáis que es duro dejar una silla vacía y lo es. Pero es mucho más duro para los miles de españoles que desgraciadamente dejaremos esa silla vacía para siempre».

© Redes sociales.

Recordaba, asimismo, a todos los niños y jóvenes que habían fallecido este 2020 víctimas de cáncer. «Esta noche Papá Noel estará muy atareado llevando regalos al cielo a los más de 30.000 niños y jóvenes que nos han dejado este año por el maldito cáncer. Y a ti te llevará el amor infinito de tu madre que “Jamás” aceptará tu partida».