"Me queda como un guante", aseguraba la conductora de 'La Mañana' momentos antes de la ceremonia.


La periodista de TVE, María Casado, se ha convertido en una protagonista inesperada en la alfombra roja de esta última edición de los Premios Goya. La presentadora brilló con un diseño único e irrepetible que perteneció a una de las actrices más carismáticas de nuestro cine, la mismísima Sara Montiel. 

«Pura magia llevar el traje de tu madre»

«Una joya hecha vestido… de la grandísima Sara Montiel. Gracias a su hija Thais por su generosidad. Es pura magia llevar el traje de tu madre en la noche del cine español», confesaba a través de sus redes sociales. María posaba para los reporteros gráficos junto al estilista Manuel Zamorano en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga donde se ha celebrado esta XXXIV edición de los galardones.