La revista SEMANA publica en exclusiva las imágenes de Toño Sanchís haciendo la mudanza 'in extremis' y estrenando su nueva casa.


El pasado 5 de marzo Belén Esteban pudo poner fin a su gran pesadilla. Once meses después de adquirir la casa de Toño Sanchís en subasta pública, la colaboradora tomó posesión de la vivienda del que había sido su representante y fue entonces cuando conoció su verdadero estado. La residencia estaba repleta de destrozos y de suciedad, eso sí, no había ni rastro de los muebles que adoraban la casa del empresario. Tampoco de sus enseres más personales. Aunque entonces era un auténtico misterio tanto la fecha en la que Toño había hecho la mudanza así como el lugar en el que terminaría viviendo junto a su familia, la revista SEMANA tiene la respuesta a ambas cuestiones.

De hecho, este medio publica en exclusiva en este número todas las imágenes en las que se puede ver cómo Toño Sanchís dirigió a los operarios en los días previos a despedirse de su casa para siempre. Se mostró serio, con cara de pocos amigos y tratando de supervisar todos y cada uno de los detalles que se debían llevar a cabo durante el traslado de sus cosas. Un mimo con el que sí cuidó sus pertenencias, pero que no se reflejó en el lamentable estado en el que quedó la residencia de Villanueva del Pardillo después de que él la abandonara.

Fue un día muy intenso que se extendió durante varias horas y tras el que el mánager dio carpetazo a una historia que parecía no tener fin para la de San Blas. Sin embargo, no todo fue a parar a su nueva casa, tal y como ha podido saber este medio. Parte fue llevada a un guardamuebles y el resto, a su nuevo y lujoso chalet. Una propiedad situada en una zona privilegiada de la capital, concretamente en Las Rozas, y que posee nada más y nada menos que 247 cuadrados en los que podrá disfrutar de multitud de comodidades entre las que destaca vigilancia las 24 horas del día o una amplia piscina.

Belén ya ha recuperado la casa

Seis días después de que el país permaneciera pendiente del desahucio de Toño Sanchís, los lectores de SEMANA podrán ser testigos de las impactantes imágenes a las que Belén Esteban ha tenido que hacer frente tras poner un pie en esta vivienda «por la que tanto ha luchado».