La colaboradora ha mostrado en sus redes cómo se pone en forma de manera casera: solo necesita unos pocos elementos cotidianos y buenas dosis de gracia.


Esta cuarentena, Anabel Pantoja no deja de sorprendernos. La sobrina de Isabel Pantoja nos regala cada día nuevas y divertidas imágenes de su periodo de confinamiento. Sin complejos, la colaboradora de ‘Sálvame’ ha compartido cómo entrena en su casa de Canarias. Allí guarda cuarentena junto a su prometido, Omar Sánchez.

A simpática no la gana nadie. Una vez más, Anabel se ha mostrado al natural delante de sus seguidores de Instagram. Así, hemos podido comprobar cómo suda la gota gorda para ponerse en forma. Y es que llevamos casi un mes en Estado de Alarma. Últimamente le ha dado por comer algo más de la cuenta y ha cogido un poco de peso. «Está claro que se me me ha acabado el rollito de no entrenar«, confesaba la sevillana en un video subido a través de Stories.

El entrenamiento casero de Anabel

Así pues, la joven se ha enfundado en su ropa de ‘fitness’ y se ha puesto manos a la obra para contrarrestar los efectos de sus pequeños excesos con la comida. Sin embargo, sus rutinas de entrenamiento no tienen nada de sofisticadas: son más bien de andar por casa. Muchos famosos y celebrities tonifican sus sorprendente de sus tablas de ejercicio en equipadísimos gimnasios montados en sus casas o haciendo uso de complementos de última generación. No es el caso de Anabel. A ella le bastan dos botellas de agua mineral y dos trapos de cocina para entregarse en cuerpo y alma al deporte.

Las botellas de agua mineral le sirven como improvisadas pesas. Los trapos de cocina, por su parte, la ayuda a deslizar sus pies por el suelo para fortalecer piernas. Imposible ser más apañada. Todo ello mientras canta: «Así fregaba, así, así», la canción de los Payasos de la tele. ¿Se puede ser más graciosa?

Los divertidos videos de la colaboradora

No es la primera vez que Anabel exhibe sin pudor escenas de su vida cotidiana haciendo alarde de su desparpajo y su salero. En los últimos días la hemos visto en la ducha, haciendo sus recetas favoritas en la cocina, bailando a ritmo de canciones marchosas o imitando a su tía Isabel en las fotos más míticas de su extensa trayectoria musical. Toda ella es una fuente inagotable de contenidos en las redes sociales. Y a cuál más divertido.