Jesús Molinero se ha pronunciado tras la dura confesión de Elena sobre su duro pasado en ‘Supervivientes 2020’.


Jesús Molinero, el padre de Adara Molinero, ha salido en su propia defensa después de que Elena Rodríguez destapara en ‘Supervivientes 2020’ su dura infancia y su mala experiencia con una de sus exparejas. El progenitor de la ganadora de ‘GH VIP 7’ se ha sentido aludido y se puesto en contacto con ‘Sálvame’ para dejar clara su postura.

En la última gala de ‘Supervivientes: Tierra de nadie’, Elena abría su corazón ante la audiencia y revelaba delante de toda España que habría sufrido maltrato por parte de su madre cuando era pequeña. En su desgarradora confesión sobre su vida, la madrileña hacía referencia a un pasado amoroso cargado de sombras. «Escuchar por la televisión cómo mi hija ha tenido una mierda de infancia por culpa de otra persona y yo haberlo permitido» decía. «Siento vergüenza de mí misma por haber llenado un hueco de mi soledad, separada y con dos hijos muy pequeñitos. Acabé estando con cualquiera».

 «Cuando Elena salga tendrá que explicar todo lo que dijo»

En sus declaraciones no dio nombres, pero ante la posibilidad de que alguien puede pensar que se trata de él, Jesús Molinero ha aclarado en ‘Sálvame’ que se trata de otra persona. Y espera que su ex sea más concisa en sus palabras cuando regrese a España. «Con el tema de Elena no quiero opinar. Cuando salga tendrá que explicar todo lo que dijo ayer y ya veremos cómo lo cuenta«, señalaba.

Minutos antes de que Jesús interviniera en directo en el programa, Adara, que se encontraba en el plató, abandonaba el set para evitar un cara a cara con él. Y es que a día de hoy no se hablan. Su padre no ha desvelado los motivos de su distanciamiento, pero mucho tienen que ver con su relación de amistad con Hugo Sierra.

«Yo quería un ‘Deluxe’ porque creía que era un camino a la reconciliación», confesaba el padre de Adara. Según él, su hija no quiere saber nada de él. «Mi hija me ha puesto como su yo quisiera protagonismo. Ella no entiende a razones, no quiere hacer caso a lo que le digas. Yo la he defendido en todos los sitios». Y advertía que «la guerra todavía no ha empezado. Estoy del lado de mi hija como he estado siempre. Vivía a 500 kilómetros y he estado fin de semana sí y fin de semana no haciendo viajes. Es mi hija la que no quiere hablar conmigo».

«Puedo tenerle aprecio a Hugo y seguir queriendo a mi hija»

«Si tiene adoración y debilidad por mí, ¿cómo se puede ir a un ‘Sábado Deluxe’ a poner verde a su padre? Las palabras textuales fueron: mis padres tiene los huevos negros y es un sinvergüenza», se lamentaba. «¿Qué haría falta para reconciliarte con tu hija?», le preguntaba Jorge Javier Vázquez. «Lo primero que deje de hablar mal de mí, porque yo no lo he hecho nunca. El séptimo mandamiento es honrarás a tu padre y a tu madre. Cuando pasas ese límite…».

«Yo también me he sentado aquí poniendo verde a mi padre. Cuando esto sucede es porque hay dolor, mucho dolor», afirmaba Alonso Caparrós. El padre de Adara no ha querido detallar por qué su relación con Hugo Sierra es tan estrecha. «Para que entendáis la relación que tengo con Hugo tendría que contarla. Cuando conocí a Hugo el más crítico con él fui yo. Si os contara por qué pasé de un lado a otro a lo mejor lo entenderíais. Prefiero quedar yo mal a que quede mal mi hija. Puedo tenerle aprecio a Hugo y seguir queriendo a mi hija exactamente lo mismo», añadía.

Jesús recordaba que entre el uruguayo y su hija «actualmente no hay una separación, no hay un juicio ni hay nada» y que por eso prefiere ser prudente y no hablar en profundidad sobre el padre de su nieto. También ha hablado de sus a veces polémicos comentarios en las redes sociales. «Twitter es la única forma que tengo yo de decir algo. No entiendo por qué tengo que quedar como que no he hecho nada en su vida»

Adara, sobre la expareja de su madre: «Le teníamos pánico»

En ‘Sálvame’, Adara comentaba las revelaciones de su padre sobre su pasado y hablaba sobre el hombre que le hizo daño. «A mi madre la trataba muy mal. Ella tenía miedo. Me da cosa contarlo porque no quiero hacer culpable a mi madre. Yo tenía menos de 10 años. Ella estaba sola, tenía dos niños, trabajaba muchísimo. Creo que necesitaba el cariño de otra persona, el apoyo, sentirse más segura. Estuvieron juntos siete años. Era un maltratador. Le teníamos auténtico pánico».