La colaboradora ha disfrutado de una cita con dos de sus mejores amigas en el domicilio de la presentadora.


Mila Ximénez ya está inmersa en el tratamiento contra el cáncer de pulmón que padece. Una terapia que arrancó el lunes 22 de junio, una semana después de anunciar el ‘Sálvame’ que se enfrenta a esta dura enfermedad. Durante seis meses, la colaboradora recibirá sesiones de quimioterapia y radioterapia

«Todo bien. Ahí estamos. Estoy un poquito cansadita, pero todo va a ir muy bien»: Con estas palabras, la sevillana explicaba cómo se siente tras las primeras visitas al centro hospitalario en el que tratan su dolencia. Permanecerá alejada del trabajo hasta el próximo mes de septiembre, pero no por ello ha dejado de lado su vida.

En esta nueva etapa está siendo arropada por sus familiares y amigos tan próximos como María Teresa Campos y Terelu, dos de sus mejores amigas. Con ellas ha compartido de una comida en el domicilio de la malagueña.

Las Campos, el mejor apoyo de Mila

Y es que el Clan Campos está siendo uno de los pilares en los que Mila se está apoyando en estos momentos. Terelu fue una de las primeras en conocer el diagnóstico de los especialistas. Sabe bien lo que es batallar para frenar este mal (ha sido operada varias veces en su lucha cáncer de mama). María Teresa, en cambio, se enteró el mismo día que la ex de Manolo Santana compartía la triste noticia con la audiencia en directo. Esta tarde han compartido una jornada informal en la residencia de la presentadora, que ha organizado un almuerzo en su vivienda de Molino de la Hoz, a las afueras de Madrid.

Mila cuenta los días para reencontrarse con su hija Alba

A Mila no le falta el afecto de sus seres queridos. Ha quedado evidente a lo largo de los últimos días, tanto en los mensajes recibidos a través de las redes sociales como en las recientes salidas con sus hermanos y amigos. Ahora solo le falta reunirse con la persona a la que más quiere: su hija Alba Santana. Debido a las restricciones de tráfico aéreo aún vigentes por la crisis sanitaria, la joven -que vive en Ámsterdam- no ha podido trasladarse a Madrid. Así que el esperado entre madre e hija aún tendrá que esperar.

Terelu no se separa de la sevillana

Hasta que ese cara a cara entre madre e hija tenga lugar, Terelu seguirá asumiendo su papel como consejera, amiga y compañera en tan difíciles circunstancias para Mila. La colaboradora de ‘Viva la vida’ ha dicho que su amiga se siente bien y tiene fuerzas suficientes para salir adelante. «Necesita estar bien, ella os atiende, pero necesita espacio, de verdad que lo necesita. Tú piensa que fuera alguien de tu familia, ella lo entiende, pero necesita un poquito de espacio». Mila, por su parte, ha explicado tras su cita con las Campos que «siempre está bien estar con ellas porque me da mucho chute. Estamos empezando la primera fase que es lo más complicado, pero todo muy bien».