«Ya llevo una semana aquí con él y verlo así no es agradable», ha contado la modelo a través de las redes.


Inseparable a su lado. Marta López se ha volcado por completo después de que su novio, Kiko Matamoros, fuera ingresado de urgencia en la clínica Quirón de Madrid. Noches en vela, largas jornadas en el hospital… la ‘influencer’ está siendo su mejor apoyo durante «unos días difíciles», tal y como ella misma definía.

«Ya llevo una semana aquí con él y verlo así no es agradable más que por mí por él. Yo prefiero estar en la habitación con él que en casa sola aunque esté más cómoda», manifestaba en sus historias de Instagram. También se disculpaba con sus seguidores por haber estado algo ausente durante estos últimos días. A través de las redes continúa dando la última hora del colaborador de Mediaset que se está recuperando de una pancreatitis. Una inflamación en el páncreas que produce enzimas.

Desde el pasado jueves, Kiko Matamoros se encuentra en el hospital. Un nuevo ingreso que tenía lugar tan solo unos días después de que el colaborador fuera operado de la vesícula biliar. El miércoles regresaba a casa y el pasado jueves tenía previsto reincorporarse al trabajo, pero unos fuertes dolores en el abdomen le llevaron de nuevo al hospital. «Se iba agarrando el pecho y el abdomen y Marta le ha pedido al taxista que se saltara los semáforos», contaba su compañero Kiko Hernández en ‘Sálvame’.

 

La joven se ha mostrado muy agradecida por los mensaje de apoyo que está recibiendo por parte de sus seguidores. También ha contestado a aquellos que le preguntaban sobre su rutina deportiva. Y es que no ha dejado de hacer ejercicio, incluso, desde el hospital. «Es un tema de cabeza. No es sano para mí estar sentada todo el rato viendo pasar las horas porque al final te mueres. Intento hacer mi rutina dentro de estar en un hospital y adaptar mi entrenamiento a la habitación del hospital para moverme un poco». Añadía lo siguiente: «El cuerpo es lo de menos, es más mental. Leer, ver pelis, entrenar, moverte… distraerte (distraernos) él también se distrae viéndome entrenar».

Su último enfrentamiento con Makoke

A pesar de su delicado estado de salud, el colaborador sacaba fuerzas y desde el hospital entraba en directo en ‘Viva la vida’ donde protagonizaba una tremenda bronca con su exmujer, Makoke, a raíz de su hija Anita. «Estaba mejor esta tarde pero después de escuchar a esta señora estoy amarillo. Estoy alucinando con la actitud y el cinismo que está demostrando esta señora. Hace meses que estoy sin comunicación con mi hija, la quiero muchísimo, pero me parece nociva la actitud de su madre», afirmaba muy enfadado.