La influencer, embarazada de doce semanas, ha anunciado que tiene esclerosis múltiple. «Estoy muy positiva», dice.


María Pombo ha confirmado hoy una dura noticia: padece esclerosis múltiple. Una noticia que ha hecho pública en su primer aniversario de boda y cuando espera la llegada de su primer hijo. El diagnóstico confirma sus peores sospechas. Hace un mes, la ‘influencer’ anunciaba que tiene mielitis, una dolencia que suele presentarse en pacientes de esclerosis. Entonces ya compartía con sus ‘followers’ su 1,4 millón de ‘followers’ de sufrir el mismo mal que afecta a su madre, y con el que ha convivido durante años.

«Efectivamente tengo esclerosis múltiple»

«Los resultados de las pruebas no han ido como yo esperaba siendo positiva, pero en realidad sí que me lo esperaba. Efectivamente tengo esclerosis múltiple», ha explicado la joven en su cuenta de Instagram. Tras el diagnóstico, sus médicos han decidido actual de manera rápida. «Me empiezo a tratar la semana que viene». Por suerte, «el tratamiento es compatible con el bebé y no le va a hacer daño», ha señalado. María Pombo, que espera su primer hijo con el empresario Pablo Castellano, está de doce semanas. Aunque su estado de gestación es aún prematuro, puede comenzar ya la terapia en los próximos días. Eso sí, cuidando en todo momento la salud del bebé: «Estando embarazada no hay tantas opciones, con lo cual en seis siete meses veremos otras opciones para mí.

«En cuento me encuentre un poquito mejor vuelvo a tope»

A sus 25 años, la joven afronta un doble reto: convertirse en madre por primera vez y batallar contra la esclerosis múltiple. Un mar de emociones encontradas que no han hecho decaer su estado de ánimo. «Estoy súper positiva. Tengo una razón muy grande por la que ser feliz«, ha afirmado en sus redes. «A veces las ilusiones ganan al peso de las piedras. La ilusión que tenemos Pablo y yo ganan por goleada al peso de la mochila. En cuanto me encuentre un poquito mejor vuelvo a tope».

«En cuento me encuentre un poquito mejor vuelvo a tope»

La ‘influencer’ y su marido anunciaban la llegada de su primer hijo el pasado 19 de junio. «Llegas para alegrarnos la vida ?? Y aunque me hubiera gustado esperar un poco más para daros la noticia… ESTAMOS FELICES de poder contaros que nuestra familia crece y que dentro de poco seremos uno más! ❤️ @pablocastellano86 No has nacido y ya te queremos ✨??», escribía. Junto al mensaje, una imagen mostraba a la pareja besándose y enseñando orgullosa la primera ecografía del bebé.

«En cuento me encuentre un poquito mejor vuelvo a tope»

Fue el pasado 22 de mayo cuando María Pombo confesaba el motivo por el que se había alejado de las redes. «He estado estas últimas semanas yendo al hospital porque estos últimos 20 días he estado sintiendo unos hormigueos bastante extraños en mi cuerpo», decía. «Como sabéis, mi madre tiene esclerosis múltiple y en mi familia estamos muy atentos a este tipo de síntomas. Aunque no es una enfermedad hereditaria, sí que va en los genes. Entonces tengo más probabilidades de tenerla yo que una persona que no tiene antecedentes».

«He estado yendo al hospital. Me han estado haciendo pruebas: una resonancia cerebral, una resonancia medular… Me hicieron ayer una punción lumbar y por eso me duele la cabeza un poco más. Pruebas de sangre… Muchísimas pruebas para cerrar diagnóstico. En la resonancia se vio que tenía mielitis, que para el que no lo sepa es inflamación de médula. Y bueno, la esclerosis múltiple suelen empezar por esas mielitis, por esas inflamaciones de médula», narraba entonces, visiblemente intranquila. «Aunque me veáis un poco nerviosa, me siento tremendamente afortunada de que sea esto y no algo más grave. Porque cuando me empezaron a hacer todas estas pruebas tenía miedo de que fuera algo más grave. Es una enfermedad que yo vivo muy de cerca en casa y me estoy un poco adelantando al diagnóstico final», añadía.

Ahora, sus médicos han constatado lo que ella temía. A pesar de la mala noticia, prefiere centrarse en su embarazo. «Estoy deseando que se acabe el primer trimestre porque he tenido una mezcla de sentimientos muy fuertes«, ha admitido. «Ya de por sí los primeros meses son muy estresantes. Enterarte de que estás embarazada en pleno confinamiento… No te puedes mover de casa, tampoco puedes ver a tu familia… y todo lo que vino después».