El torero ha evitado hacer declaraciones y su semblante en todo momento ha sido de profunda seriedad.


Francisco Rivera ha sido uno de los grandes ausentes en el tanatorio de su tío, Riverita. El hermano de ‘Paquirri’, José Rivera Pérez, fallecía a los 73 años este viernes de madrugada tras una larga lucha contra el cáncer. Son muchos los que han echado en falta al diestro en el tanatorio que ha tenido lugar en Barbate y se han preguntado por qué no ha estado allí. SEMANA le ha localizado entrando en su residencia de Sevilla. 

Llegaba a su hogar en moto y agradecía amablemente el pésame de la reportera. El torero ha evitado hacer declaraciones y su semblante en todo momento ha sido de profunda seriedad. Desconocemos si su ausencia en el tanatorio se ha debido a las restricciones impuestas por la Junta de Andalucía para frenar la pandemia del coronavirus ya que existe un cierre perimetral de las distintas provincias.

Un día duro para el torero del que ha querido hacer partícipes a sus seguidores en redes sociales. No solo ha compartido diversas imágenes junto a su tío en sus historias de Instagram, también ha publicado un sentido mensaje a modo de tributo. «Siempre se van los mejores. Ya hace tiempo que hay muchos que te quieren esperándote y tú como siempre haciendo las cosas tuyas, les has hecho esperar. Has sido distinto, último bohemio de arte. Te voy a echar de menos tío José. Ya nos veremos. Da besos a todos ahí arriba de mi parte», le decía.

© Redes sociales.

Cayetano Rivera también le rendía pleitesía con un ‘post’ muy emotivo: «Hoy en el cielo están de suerte… ‘Mi edad es mi sabiduría’, decía. En su tarjeta de visita un sin fin de oficios, ‘Torero’ del que más se enorgullecía. Tocado con la varita de Dios para ser un genio pero de chalado no tenía nada, lo suyo era otro tipo de delirio, otro tipo de locura. Apasionado de los toros, amante de la risa, capaz de volar y de hacerte soñar desde una silla. Su vida en un folio sería trazos de colores, flores, estrellas, la luna… El mundo ahora, tío José, es un poquito peor sin la magia de tu fantasía. Gracias por tu imaginación, por enseñarme a vivir desde tu perspectiva. Gracias tío José por haber existido en mi vida. Te voy a echar de menos pero tu recuerdo será mi sonrisa. Te quiero tío José, nos vemos en la otra orilla…».

Por su parte, Kiko Rivera se despedía de él rescatando una nostálgica imagen en blanco y negro en la que Riverita aparecía junto a su padre. «Descansa en paz Tito. Solo lamento no habernos podido conocer más. Una pena pero me quedo con ese regalo que guardaré con todo el cariño del mundo. Dale besos a papá ❤️», le decía.

Un día doloroso

Familiares y amigos se han reunido en el tanatorio de Barbate para darle un último adiós, entre ellos, se dejaba ver su hija Arancha, totalmente rota de dolor. Su sobrino, José Canales Rivera, era uno de los primeros en llegar y acudía acompañado de su progenitora, Teresa Rivera. Esta también se mostraba afectada por la muerte de su hermano y destacaba ante todo su enorme calidad humana.

GTRES

Canales Rivera tenía unos minutos para atender a la prensa y calificaba a su tío como un ser «fantástico». «Para nosotros es doloroso, hemos intentado disfrutar al máximo posible a su lado y estar con él. Esto es ley de vida. Lo asumiremos y disfrutaremos de su recuerdo». Ha sido precisamente este quien ha ejercido de portavoz de la familia Rivera y ha comunicado públicamente el fallecimiento: «Buenos días, cuando despertéis no estará con nosotros pero sí su alma. #sabio #mago #torero #artista #generoso #simpático #amable #eterno #descansaenpaz #tequiero #barbate #cadiz #andalucia»«, escribía en sus redes sociales.

José Rivera Pérez ‘Riverita’ fallecía en su casa de Barbate en torno a las 5 de la madrugada de este viernes, 22 de enero. Lo hacía arropado por sus seres queridos que han estado a su lado en todo momento. Durante los últimos meses, algunos de sus familiares, entre ellos, Francisco Rivera, ya habían señalado que su estado era crítico.

© Redes sociales.

El pasado 18 de noviembre, el torero viajó a Barbate acompañado de sus hermanos, Cayetano y Kiko Rivera, para disfrutar de una de las últimas jornadas junto a su tío. Una visita que compartió a través de las redes. Se trataba de un encuentro especial ya que era una de las primeras ocasiones en las que el hijo de Isabel Pantoja se unía a su familia paterna y lo hacía tras enfrentarse a la artista.