Una semana después de la muerte de su madre, la presentadora encuentra refugio a su dolor en su tierra natal.


Paz Padilla ha vuelto a su vida normal. Poco a poco ha retomado sus actividades cotidianas, como el trabajo. Después de varios días ausente, la humorista y presentadora

Días de reflexión para Paz

Dolores Díaz, la madre de Paz Padilla, falleció el pasado 11 de febrero en el hospital Puerta del Mar de Cádiz. Lola, como era conocida, tenía 91 años. Unos días antes había sido ingresada tras romperse la cadera. Su muerte ha sumido a la andaluza en un dolor muy profundo., ya que estaba muy unida a su progenitora.

«Ella disfrazaba la vida, las carencias las disimulaba y hacía que las pequeñas cosas fueran importantes para cada uno de sus hijos. No sé cómo lo hacía, pero todos nos creíamos que éramos su preferido; nos inculcó el humor como forma de vida. Tu despedida ha sido triste a la vez que bonita. Ayer volviste a ser el centro de la fiesta, donde todos los que estuvieron se habrían reído contigo, como tantas veces lo hicieron», escribía la copresentadora de ‘Sálvame’ poco después de perder a su mamá.

Sin embargo, Paz conoce perfectamente una fórmula que la puede ayudar a superar su duelo: estar en su tierra. Ella misma lo explica en su cuenta de Instagram. «Siempre mi #zaharadelosatunes me ayuda».