Emocionado, el colaborador ha contado en ‘Sálvame’ cómo Marta López luchó por superar la anorexia nerviosa que padeció durante casi cinco años.


Kiko Matamoros ha hablado en ‘Sálvame’ sobre la grave enfermedad que padeció su novia: la anorexia nerviosa. Marta López ha explicado en sus redes sociales los problemas de alimentación que sufrió durante casi cinco años. No es la primera vez que lo hace, ya que en otras ocasiones ha hablado abiertamente de este mal. Sin embargo, hasta ahora el colaborador de ‘Sálvame’ no se había pronunciado sobre ello.

«Estuvo físicamente muy mal porque es una chica que mide 1.75 y llegó a pesar 39 kilos, poniendo muy en riesgo su salud y sobre todo la estabilidad suya y la de su familia. El colaborador asegura que Marta ha hablado de la anorexia porque recibe mucho mensajes «señalando su delgadez» o diciendo cosas como «te hace falta comerte un cocido».

«Es un problema muy serio»

Kiko Matamoros Marta López

«Es un tema que a ella no le avergüenza en absoluto reconocer. Ella es muy fuerte psicológicamente, pero entiende que hay personas que están la situación por la que ella atravesó, pero por su ámbito de ‘influencer’ o que tiene capacidad para llegar a gente que atraviesa por esos trastornos puede echar una mano para decirles: ‘De esto se puede salir», añadía el madrileño.

«Evidentemente es un problema muy serio. Es algo que tienes que llevar encima toda la vida», ha subrayado. Matamoros cree que hoy en día «ya hay una cultura social y una información suficiente como para que nadie, y menos públicamente, juegue con estas cosas”.

Marta López cuenta cómo superó su trastorno

View this post on Instagram

Hoy por desgracia me ha llegado un mensaje de una seguidora. Su hija de ha quitado la vida debido a un TCA… se llamaba Elena Nuria y me apetecía recordarla…además me gustaría reflexionar sobre esto antes de que veáis el vídeo: -se puede salir; de hecho en el vídeo os animo y os digo que se puede, sí, pero también se puede no salir. -el no salir no es culpa de nadie. Pero es cierto que en algunos casos se generaliza y se tiende a tratar un TCA como un estándar, cuando cada caso es un mundo. Hay mil organizaciones que se dedican a atender a personas y familiares que sufren estos transitorios y hacen una labor encomiable, pero en algunos casos se trata por desgracia con desdén o quitándole importancia. -muchas veces vence la enfermedad, tristemente es así, y creo que es momento para reflexionar sobre que obviamente hay mil motivos por los cuales podemos caer en un TCA, pero uno de ellos, y muy mayoritario es la crueldad de la sociedad. La crueldad a la hora de comentar, o creerte con derecho a comentar si alguien está muy delgado o muy gordo, si tiene un culo grande o pequeño o si tiene piernas de palillo. Comentarios como esos acarrean consecuencias graves en muchos casos en los que la autoestima no está entrenada para ello. Se puede crear un complejo tanto por delgadez como por la creencia de un exceso de peso. -Por tanto, me gustaría por favor hacer un llamamiento a que no se juzgue por un físico. Porque nadie sabe lo que puede estar pasando por la cabeza de esa persona. Evitemos crear problemas en otras personas por un simple comentario malicioso. Salvaremos muchas vidas. Gracias y espero que os guste el vídeo ? La segunda parte la publico directamente en igtv, era muy largo y lo he tenido que cortar en dos partes.

A post shared by MARTA LÓPEZ ÁLAMO (@martalopezalamo) on

Marta ha vuelto a hablar de la anorexia que padeció tras recibir un mensaje en sus redes sociales. «Hoy por desgracia me ha llegado un mensaje de una seguidora. Su hija de ha quitado la vida debido a un TCA… se llamaba Elena Nuria y me apetecía recordarla… Además me gustaría reflexionar sobre esto antes de que veáis el vídeo», ha comentado en un extenso y detallado post.

La joven, a la que siguen 144.000 usuarios en Instagram, ha contado su experiencia para animar a quienes están pasando por lo mismo o a familiares que «se puede salir». Por este motivo ha granado un vídeo en el que «os digo que se puede, sí, pero también se puede no salir».

Su trastorno alimenticio comenzó cuando era adolescente. «Me empecé a obsesionar y coincidió con un problema que tuve en Granada con un grupo de amigas. No me adapté bien y me creó muchas inseguridades que somaticé en la anorexia», ha confesado.