José Bono y su futuro marido, Aitor Gómez, han sido acusados falsamente de ser intermediarios del Gobierno para comprar test defectuosos del coronavirus. Han denunciado a usuarios de Twitter que les acusaban de cobrar comisiones por esta labor que no han realizado


La crisis sanitaria por el avance imparable del coronavirus en nuestro país, a pesar de las medidas de confinamiento adoptadas por el Gobierno hace casi un mes, está crispando los nervios de muchos. Tanto, que los ciudadanos de a pie se han convertido en colaboradores de las autoridades sanitarias y de las fuerzas de seguridad a la hora de denunciar lo que consideran un agravio al bien común. Sin embargo, esto conlleva un peligro intrínseco, acusar erróneamente, como así ha comprobado el hijo de José Bono y su prometido, Aitor Gómez, que han sido señalados injustamente como cometedores de un delito. Con ello, se han visto obligados a tomar medidas legales y poner las calumnias y difamaciones que están sufriendo en las redes sociales, demandando a numerosos usuarios por sus falsas acusaciones.

Las autoridades no han cesado de repetir una y otra vez en cada intervención pública no solo la necesidad de no relajarse a la hora de respetar el confinamiento y el distanciamiento social, sino también de lo peligroso que es compartir información falsa en las redes sociales. Así, la policía se ha encontrado desde que comenzó la crisis sanitaria más de un millón y medio de cuentas creadas exclusivamente para manipular información sobre la pandemia. Algunas de ellas centraban su atención en José Bono Junior y su futuro marido, Aitor Gómez, acusados por usuarios anónimos de Twitter de actuar como intermediarios en la compra de test de detención del coronavirus, concretamente aquellos que el Gobierno adquirió y que resultaron ser defectuosos. La calumnia que denuncia el yerno del político es que ha sido acusado injustamente de haber cobrado supuestamente una comisión por esta supuesta labor de intermediación entre el productor de test y el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Ante la gravedad de las acusaciones y teniendo en cuenta que este bulo, que se ha extendido mucho por las redes sociales en los últimos días, podría afectar a su imagen pública y su labor como joyero, ha decidido poner el asunto ante las autoridades pertinentes. Ha denunciado a aquellos usuarios de Twitter que han dado por fiable esta información y que han contribuido a extender el bulo, acusándoles de un delito de calumnias y difamación.

Les adjudican un delito y les atacan donde más duele

Cabe señalar que además de subrayarse falsamente su intermediación entre la empresa que produce test para la detección del coronavirus y el Gobierno, muchos han aprovechado para atacarles personalmente. Lo han hecho destacando que es el futuro marido del hijo del exministro socialista y expresidente del Congreso de los Diputados, así como para hacer declaraciones hirientes sobre su condición sexual. Es por ello que en la tarde de este martes, Aitor Gómez se personó en una comisaría para interponer una denuncia contra las personas que se esconden tras las cuentas de Twitter que le adjudican unos delitos que él, ni su pareja, han cometido.

En un principio, tanto José Bono Junior como Aitor Gómez, con el que tiene planes de boda aún sin cancelar para el próximo mes de junio, no han querido dar importancia a lo que se decía sobre ellos, aunque fuese falso y deliberadamente hiriente. No obstante, tras ver que el bulo no se apagaba y continuaba su avance, han decidido parar los pies a los usuarios de Twitter que desatendían las peticiones de la policía de no compartir bulos, que no solo hacen daño a los protagonistas, sino también al conjunto de los españoles, por dar por cierto información falsa sobre la lucha del Gobierno contra el temido coronavirus.

Ni el hijo de José Bono ni su futuro marido, Aitor Gómez, con el que lleva cuatro años saliendo, han querido pronunciarse al respecto, para no dar pábulo a sus detractores a seguir atacándoles. No desean que los usuarios de las redes sociales que han aprovechado la crisis para atacarles con calumnias tengan más argumentos para hacer daño. Por eso, el silencio se ha impuesto en la pareja y tan solo fuentes cercanas a los protagonistas han querido romper el silencio impuesto, para confirmar a ‘Vanitatis’ que “la noticia que algunos calumniadores divulgan en las redes sociales referidas a Aitor Gómez Mesa, imputándose conductas delictivas, es una falsedad sin fundamento alguno”. Se limitan a dejar que sea la justicia quien hable por ellos, después de acudir a las 19:50 horas de este martes 7 de abril a una comisaría para hacer valer sus derechos ante lo que consideran calumnias con muy mala fe.